Ahora denunciaron casos de zoofilia en el Instituto Próvolo de Mendoza

El procurador de Mendoza, Alejandro Gullé, dijo que residentes de la institución denunciaron casos de zoofilia en la causa por abusos sexuales perpetrados contra niños hipoacúsicos, en la que hay dos sacerdotes y tres empleados imputados.

El procurador de la Corte de Mendoza, Alejandro Gullé, dijo hoy que residentes del Instituto Antonio Próvolo denunciaron casos de zoofilia en la causa por abusos sexuales perpetrados contra niños hipoacúsicos, en la que hay dos sacerdotes y tres empleados imputados.

El funcionario judicial dijo que el dato en la investigación surgió durante la declaración que el fiscal Fabricio Sidoti tomó a dos niños que vivían en la institución de la localidad mendocina de Luján de Cuyo.

Un par de chicos declararon que habían visto a uno de los detenidos, no serían los sacerdotes, tener relaciones con perros", sostuvo en un informe de Canal 7 de Mendoza.

La declaración fue incorporada a la causa por "abuso sexual agravado y corrupción de menores" en la que están detenidos e imputados los sacerdotes Nicolás Corradi, de 82 años y con denuncias previas por el mismo delito en una casa religiosa de Verona (Italia), y Horacio Corbacho, de 55, además de tres empleados del instituto, José Luis Ojeda, Jorge Bordón y Armando Gómez.

El procurador advirtió que el nuevo dato es un aporte a la investigación "en la medida que hay un patrón de comportamiento perverso que queda expuesto".

"El imputado al que lo indican con este tipo de actos era un interno hipoacúsico que prestaba algunos servicios de jardinería. Es un hombre que tiene una leve disminución del coeficiente intelectual. Los testimonios apuntan a él", puntualizó.

Asimismo, destacó que la investigación sigue centrada en identificar más víctimas de abusos perpetrados en el Instituto Próvolo, al asegurar que todavía no se terminó de "descubrir la cantidad que hay".

"Después veremos si podemos extender (la investigación) a la cadena de silencio", agregó.

El procurador Gullé dijo que tanto los tres sacerdotes como los dos empleados imputados "siguen detenidos en el penal como cualquier otro imputado más, sin ningún tipo de privilegios".

En fiscal Sidoti había confirmado que se identificaron al menos 22 víctimas de abusos en el instituto, pero aclaró que todavía resta tomar declaraciones en Cámara Gesell a otros 19 menores de edad, por lo que el número de niños abusados podría ser mayor.





El lápiz verde