Alemania: Merkel continuará al frente del gobierno

A casi tres meses de las elecciones generales, la Canciller alcanzó un acuerdo con los socialdemócratas para formar mayoría en el parlamento. “Es necesario un nuevo comienzo en Europa”, indicó.

A casi tres meses de las elecciones, los democristianos (CDU) liderados por Ángela Merkel alcanzaron un acuerdo de gobierno con los socialistas (SPD). La Canciller alemana se garantiza así su cuarto mandato consecutivo al frente de la primera economía de la zona euro. “Es necesario un nuevo comienzo en Europa. Junto a Francia encontraremos soluciones comunes”, aseguró esta mañana Merkel.

Desde las elecciones del 24 de septiembre, Alemania ingresó en una crisis política sin precedentes. Los democristianos no lograron trazar una alianza mayoritaria con los liberales y los ecologistas. La única alternativa para Merkel era alcanzar un entendimiento con los socialdemócratas, que durante la campaña habían prometido no cooperar con la Canciller (habían cogobernado con ella dos veces en 12 años). Ante el riesgo de repetir los comicios y agravar la inestabilidad política, finalmente el SPD cedió a la presión del establishment y acordó reeditar “la gran coalición” entre las dos principales fuerzas de Alemania.

La noticia de que Merkel permanecerá al frente del poder ejecutivo alemán tranquilizó, sobre todo, a los líderes de la Unión Europea. “Juntos, estamos decididos a utilizar el poder económico y político de Alemania para hacer de Europa de nuevo un gran proyecto”, anunció Martin Schulz, número uno de los socialdemócratas y cofirmante del pacto con la CDU (y su aliado minoritario, el partido bávaro CSU).

El entendimiento quedó plasmado en un documento de 28 páginas que vaticina “un nuevo comienzo para Europa”. De todos modos, la negociación específica sobre la formación de gobierno (y distribución de los ministerios) se llevará a cabo en las próximas semanas.

El principal punto de discordia entre los democristianos y los socialdemócratas es la política migratoria. Acechados por el crecimiento electoral de la extrema derecha, los conservadores que siguen a Merkel pugnan por reducir el cupo de refugiados que recibe Alemania cada año. El SPD, por su parte, mantiene una postura de apertura. Este y otros temas, como el tipo de integración europea y el lazo que se estructurará con la Francia de Emmanuel Macron, deberán ser consensuados en un programa de gobierno.

De todos modos, los socialdemócratas iniciarán un proceso de consulta interna para legitimar la reedición de la gran coalición. El 21 de enero, en Bonn, los delegados del SPD resolverán si aceptan el acuerdo con los conservadores. Y luego serán los militantes los que votarán a favor o en contra de la nueva sociedad de gobierno.

El lápiz verde