Bullrich dijo que no separará al gendarme que tiró la piedra

La ministra de Seguridad dijo que Robledo continúa en la fuerza porque no se sabe si lo que hizo "tuvo consecuencias" y no quiere "estigmatizarlo". Su explicación por las tardías declaraciones.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, afirmó que el gendarme Neri Robledo, quien reconoció haber herido a un manifestante con un "piedrazo" en el operativo del 1.º de agosto en Chubut —donde fue visto por última vez Santiago Maldonado—, no fue separado de la fuerza porque no quiere "estigmatizarlo".

"Todavía no podemos decir que lo que hizo Robledo tuvo consecuencias. Hizo algo que está mal, pero no sabemos si eso tuvo consecuencias", manifestó Bullrich, y agregó: "Lo que hizo está absolutamente fuera del reglamento, pero no quiero estigmatizar a Robledo. Va a tener consecuencias, pero queremos terminar de analizar todo el panorama. En el momento en que tengamos que tomar decisiones, lo haremos". 

En una extensa entrevista con La Nación, la funcionaria volvió a rechazar que el caso del joven artesano se trate de una desaparición forzada, como indica la carátula de la causa, al señalar "una cosa es que la Gendarmería esté en un plan de desaparición forzosa y otra es que un gendarme haya cometido una acción que va en contra de las normas", dijo. 

Para la cuestionada titular de la cartera de Seguridad, "no se puede pensar que el Estado adrede buscó construir un escenario para que una persona desapareciera". "Pudo haber habido una inconducta, pero eso está muy lejos de una desaparición forzada", sostuvo. 

Al ser consultada sobre por qué demoró 40 días la declaración del primer gendarme que reconoció una agresión a los manifestantes mapuches, Bullrich lo atribuyó a un "marco de violencia" asociado a las marchas para reclamar la aparición con vida de Maldonado. 

"Hay que pensar la escena: acá hubo una Plaza [de Mayo] gritando 'asesinos', todos los cuarteles de la Gendarmería pintados con la palabra 'asesinos'... También hay que imaginar qué piensa un gendarme antes de declarar en ese marco de violencia", argumentó, y añadió: "Creo que el escenario fue tan brutal que es posible que alguno no haya querido decir lo que hizo".

En otro tramo de la entrevista, aseguró no tener "ninguna duda" sobre Pablo Noceti, su jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, apuntado por haber estado en la ruta 40 antes del operativo. También intentó desperar al jefe del escuadró de El Bolsón, Fabián Mendez, quien dijo haberse ausentado del lugar durante la avanzada de los gendarmes contra la Pu Lof porque "tenía que ir al baño". 

Por último, Bullrich respondió a los sectores de la oposición y organismos de derechos humanos que pidieron su desplazamiento del Ministerio. "Espero que los mismos que pidieron mi renuncia reconozcan el trabajo que estamos haciendo con el mismo énfasis", concluyó. 

Diarios Argentinos móvil