Cataluña declararía la independencia el próximo lunes

Así lo expresó la diputada Mireia Boya, parlamentaria a favor de la secesión. El Gobierno español advierte que impedirá “por todos los medios” la ruptura unilateral de los catalanes.

La coalición secesionista de Cataluña proclamaría la ruptura con España el próximo lunes 9 de octubre. Así lo aseguro Mireia Boya, diputada de la Candidatura por la Unidad Popular (CUP), uno de los dos partidos que integran el bloque oficialista regional. Ese día está prevista la comparecencia en el Parlament del presidente de la Generalitat y mascarón de proa del bando independentista, Carles Puigdemont. El Gobierno nacional prepara un paquete de medidas para dejar sin efecto el divorcio catalán.

La sesión plenaria del lunes, explicó Boya, servirá para “proclamar la independencia y la república catalana”. La legisladora consideró que, como consecuencia, puede haber inhabilitaciones y detenciones por parte del Gobierno central. “Aunque haya detenciones e inhabilitaciones, no pararán el pleno”, advirtió la dirigente. La CUP, fuerza de extrema izquierda, llamó a la ciudadanía a realizar “una movilización permanente” en defensa de los resultados del referéndum.

El presidente español, Mariano Rajoy, aguardará hasta conocer de manera oficial los próximos movimientos de los independentistas. Avalado por el rey Felipe VI, quien ayer emitió un mensaje televisivo en el que condenaba el proceso de autodeterminación, el Gobierno central está resuelto a evitar por todos los medios la escisión catalana.

"Vamos a utilizar todos los instrumentos que las leyes permiten y que la Constitución establece", indicó este miércoles el ministro de Justicia, Rafael Catalá. "Si el pleno del Parlament se convoca para promover alguna acción [contraria] al orden constitucional o las competencias del Parlamento, lo que hemos dicho siempre, una de las competencias del Gobierno es garantizar que la ley se cumpla y que las sentencias de los Tribunales se ejecuten", completó.

Las alternativas para evitar que se materialice la declaración unilateral de independencia son variadas, pero todas suponen algún tipo de coerción directa. Las opciones van desde la activación del artículo 155 de la Constitución, que habilitaría a una suerte de “intervención federal” de Cataluña, hasta la declaración del estado de emergencia. “El Gobierno tiene preparadas todas las medidas que protejan al pueblo de Catalunya, cuyo interés general está siendo más vulnerado”, sostuvo hoy la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Está claro que los ánimos no se han aplacado tras el referéndum del 1-O y todos los actores persisten en su apuesta por la polarización.

El lápiz verde