Ciudad: tres ciclistas murieron atropellados por colectivos en un mes

Sofía Osswald, de 26 años, Isabel Vera, de 46, y Franco Sánchez, de 19, fueron arrollados en distintas partes de la Ciudad por internos de las líneas 126, 26 y 70. Reclaman controles porque los choferes violan la velocidad máxima.

Tres ciclistas murieron en el último mes al ser atropellados por colectivos en la Ciudad de Buenos Aires. Es el caso de Franco Sánchez, de 19 años, Isabel Vera, de 46, y Sofía Osswald, de 26. Familiares y amigos de las víctimas convocaron a una pedaleada el miércoles 17 de enero para pedir Justicia.

Franco Sánchez fue atropellado por un interno de la línea 70, en las calles Cachi y Traful del barrio porteño de Pompeya el 6 de diciembre. Se dirigía a su trabajo.

El 3 de enero a las 16.30, Sofía Osswald fue embestida por un colectivo de la línea 126 en Perú entre Carlos Calvo y Estados Unidos, en San Telmo. Sus familiares y amigos siguen buscando testigos del hecho para saber con seguridad qué fue lo que pasó y exigir Justicia. El video que circuló por los medios, muestra a la joven circulando delante del colectivo y a una distancia prudencial.

El miércoles 10 a las 20 horas, Isabel Vera transitaba por la ciclovía cuando un interno de la línea 26 la mató. Fue en las calles Valle y Del Barco Centenera, del barrio de Caballito. Los testigos aseguran que el colectivo no respetó la velocidad máxima.

El colectivo iba rápido, se nota porque dejó una marca de más de diez metros en el pavimento cuando clavó los frenos”, aseguró a la prensa un vecino de la cuadra. Otra testigo contó a los medios que minutos antes del accidente, el chofer había discutido con uno de los pasajeros.

Según datos de la Secretaría de Transporte porteña a los que tuvo acceso Clarín, cada día, se hacen 280.000 viajes en bicicleta en la Ciudad. Esto representa un 3,5% del total de traslados. A su vez, aseguraron que hay 200 kilómetros de ciclovías.

Sin embargo, las ciclovías distan de ser seguras para los ciclistas. No son respetadas por los conductores o peatones, no están bien señalizadas, su mantenimiento es nulo y los controles son inexistentes. Los ciclistas deben competir por el espacio con autos que se estacionan sobre los carriles exclusivos, colectivos que las usan para pasar a otros vehículos o dejar pasajeros, contenedores de basura, personas que las usan para que sus mascotas hagan sus necesidades, motociclistas que así evitan el tránsito, camiones que descargan mercadería, etcétera.

A su vez, hay usuarios de bicicletas que no cumplen con las normas de tránsito. Lo más común es que no respetan los semáforos en rojo y la falta de casco, aunque sea obligatorio su uso. “Quien anda en bicicleta es sumamente vulnerable, pero existe cierta impunidad de su lado. Ellos deben respetar las normas y no pasar ningún semáforo en rojo. Y siempre, sin excepción, usar casco. Según un estudio que hicimos hace tres años, sólo el 32% lo usaba. Por supuesto que esa no es una excusa para atropellarlos”, dijo Hernán De Jorge, responsable del Área de Seguridad Vial de CESVI, empresa argentina dedicada a la investigación, experimentación y análisis de la seguridad vial y automotriz.

Tal como lo consignó el matutino, la mayoría de las ciclovías cuenta con un cordón separador del resto de los vehículos y está del lado izquierdo, donde está prohibido estacionar. “En algunas zonas, los postes o separadores plásticos que marcan los límites de las ciclovías fueron arrasados por los colectivos y nunca se repusieron. Eso implica que los vehículos siguen avanzando igual sobre las bicisendas”, agregó De Jorge.

En este sentido, los colectivos tienen un rol central en la problemática de la aceptación de los ciclistas como un actor más del tránsito porteño. Muchos exceden los límites de velocidad y no suelen respetar las normas de tránsito. De hecho, no es raro escuchar denuncias de ciclistas que aseguran que muchas veces les “tiran el colectivo encima”.

“Están bajo presión por el horario. Además, cuando doblan, no les resulta sencillo percibir vehículos más pequeños porque su carrocería mide unos 12 metros. No creo que tengan intenciones de atropellar a alguien, pero sí es necesaria mayor cautela”, concluyó De Jorge.

La Pedaleada “En bici va una vida” está prevista para el próximo 17 de enero a las 18.00. Partirá desde Plaza de Mayo, pasará por el Ministerio de Transporte, en Hipólito Yrigoyen 250, y desde ahí hacia los puntos donde fueron atropellados los jóvenes.

El Lapiz Verde móvil info general