Corea del Norte dispara un nuevo misil y escala la tensión

El reciente ensayo balístico sobrevoló Japón y cayó en el océano Pacífico. En septiembre, el régimen de Kim Jong-un había lanzado el último cohete. Se debilita la postura rusa de apaciguamiento.

Corea del Norte lanzó hoy un nuevo misil balístico que sobrevoló Japón y cayó en el océano Pacífico. La operación representa una prueba de la capacidad militar del régimen de Kim Jong-un y eleva la tensión con sus vecinos asiáticos y con Estados Unidos. En septiembre, el Gobierno de Pyongyang había disparado el último cohete cerca de la isla japonesa de Hokkaido. El episodio supone un revés para Moscú, partidario del apaciguamiento entre las partes.

El ensayo bélico ocurrió en la madrugada del miércoles —hora local—, según consignó una agencia de noticias surcoreana. Las autoridades de Japón creen que el cohete voló unos 50 minutos antes de caer en su zona marítima. Estados Unidos indicó de manera preliminar que se trataría de un misil intercontinental que voló más de 1000 kilómetros.

"Corea del Norte ha lanzado un misil balístico no identificado en dirección al este desde las cercanías de Pyongsong, provincia de Pyongan del Sur", informó en un comunicado el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

Desde febrero de este año, Kim Jong-un lanzó más de quince misiles, en una abierta provocación hacia los países del lejano Oriente y de Estados Unidos. En agosto y septiembre, dos misiles sobrevolaron el cielo japonés sin previo aviso, una actitud que aumentó la tensión territorial de forma inédita en las últimas décadas. El presidente norteamericano, Donald Trump, contribuyó con su retórica a aumentar la hostilidad con el régimen norcoreano.

El reciente lanzamiento de un misil balístico supone también un revés para la diplomacia de Rusia, que en los últimos días había afirmado que la calma relativa durante octubre y noviembre constituía una señal de que Pyongyang estaba lista para dejar atrás el conflicto. La apuesta de Moscú y de Pekin es, en efecto, que Corea del Norte interrumpa las pruebas nucleares a cambio de que Estados Unidos y sus aliados frenen los ejercicios militares en zonas cercanas a su órbita.

El lápiz verde