El absurdo gol de un equipo sin tocar la pelota