El chavismo aprueba una ley que criminaliza la protesta

Prevé penas de hasta 20 años, limita el margen de acción de los partidos políticos y de los medios de comunicación y penaliza las opiniones en las redes sociales. Europa prepara sanciones.

El chavismo sancionó ayer una ley que criminaliza la protesta en Venezuela. La Asamblea Nacional Constituyente, dominada por el presidente Nicolás Maduro, aprobó la llamada “Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia”, que prevé penas de entre 10 y 20 años de prisión por cualquier acto que sea considerado como “incitación al odio”. Plantea limitaciones para los partidos políticos de la oposición.

En la práctica, este concepto ambiguo restringe aún más el margen de maniobra de una oposición política que desconoce la legitimidad del órgano constituyente y del orden chavista. De este modo, cualquier movilización política, información periodística, corte de calle o expresión en las redes sociales puede ser susceptible de ser considerado un acto de disidencia que habilite la activación del régimen penal.

La medida llega en un momento de desconcierto para la oposición, debilitada tras la derrota en las últimas elecciones regionales y desmoralizada luego de cuatro meses de protestas (de abril a agosto de este año) que dejaron un saldo de más de 120 muertos. Semanas atrás, Maduro había enfatizado la necesidad de ingresar en una nueva etapa de convivencia política con la oposición. Pero la flamante normativa no hace mucho para contribuir a ese entendimiento.

La “Ley del Odio” apunta, en particular, contra dos actores institucionales: los partidos políticos y los medios de comunicación. La norma prevé proscribir a aquellas fuerzas que “promuevan el fascismo” y no adapten sus estatutos a la nueva regulación. A su vez, el Gobierno podrá, a partir de ahora, clausurar cualquier medio que transmita “propaganda y mensajes que constituyan incitación a la discriminación, la intolerancia o la violencia”.

El texto también tipifica como un delito a los escraches, “manifestaciones de odio” que se han repetido con frecuencia en el último tiempo contra los funcionarios chavistas y en todas las latitudes del mundo. Con la nueva ley, estos episodios serán considerados como “violaciones graves a los derechos humanos que no prescriben”.

La Unión Europea sancionará a Venezuela

Los países miembros del bloque regional ya acordaron una lista con medidas de castigo contra el Gobierno de Nicolás Maduro, que será aprobada el próximo lunes. Las sanciones incluyen el embargo de armas y otros materiales sensibles y la posibilidad de negarle el ingreso a Europa a funcionarios y dirigentes venezolanos relacionados con la represión interna. Bruselas pretende penalizar al Poder Ejecutivo bolivariano sin por ello cerrar la posibilidad de diálogo ni perjudicar a la población civil.

El lápiz verde