El Decreto 945/17: un mal camino

Por: Jorge Neme

Leí completo el texto del Decreto 945/17 que reordena la gestión y ejecución de programas y proyectos con financiamiento de organismos multilaterales de crédito. Pocas veces un documento público muestra tal nivel de ignorancia y desprecio por el conocimiento y los saberes acumulados en una exitosa y trascendente gestión de políticas de inversión pública, tan profunda como la que se expresa en ese Decreto.

El Decreto manifiesta con sobrada prosa el intento de destruir, tanto en el caso de la UCAR como de otras agencias similares, una unidad reconocida por gobiernos provinciales, bancos multilaterales, productores, entidades y empresas es propio de gente extraviada, sin compromiso con la gestión y producción de bienes públicos y constituye la más cruda expresión del desconocimiento y desprecio por el capital humano acumulado y formado en el Estado Nacional y las Provincias.

Pobre de espíritu y de razones, el 945 es un primer y significativo paso de un camino equivocado, como muchos otros errores de este Gobierno, que sin embargo ha mostrado capacidad de rectificación muchas veces, una vez que emergió claro y distinto el sentido errado y nefasto de la decisión tomada.

Todo resulta mucho más absurdo en momentos en que varios programas y proyectos muestran serios niveles de subejecución, incluso algunos con propuestas de cancelación anticipada de financiamiento de los Bancos multilaterales, cuyas tasas de interés y plazos son mucho más convenientes que las que toma semanalmente el Ministerio de Finanzas. 

Renunciar a gestionar con eficiencia programas de inversión financiados a no mas de un 3 % anual y a 25 años de plazo y tomar dinero al 6 % anual a 5 y 7 años son decisiones que en algún momento tendrán que explicarse.

Esperemos que se recupere la razón, se revalúe con conocimiento y consultas abiertas a los actores fundamentales y se proceda a rectificar una decisión que nada bueno puede producir en materia de gestión, eficacia, eficiencia y sobre toda las cosas, lograr las inversiones necesarias que se declaman a través de los medios pero que se postergan o se frustran con Decretos como el 945.

Con la esperanza de que el Gobierno retome el camino de la razón política y las buenas prácticas de gestión para el buen uso de los recursos públicos, los abrazo a todos con quienes compartí 14 años de experiencia inolvidable en la gestión de una unidad de ejecución de políticas de inversión pública como la UCAR de Ministerio de Agricultura, que es un ejemplo para el país y la región.

*Jorge Neme es sociólogo. Secretario de Relaciones Internacionales de la provincia de Tucumán.

Diarios Argentinos