El emotivo relato de Piqué sobre el referéndum en Cataluña

El defensor del Barcelona se quebró al hablar de la represión contra los ciudadanos ordenada por el Gobierno de Rajoy. Además, puso su renuncia a la selección española a disposición de la federación.

Tras el partido contra Las Palmas, jugado a puertas cerradas por los incidentes en la votación del referéndum de independencia, el defensor del Barcelona Gerard Piqué se quebró al reivindicar su origen catalán, cuestionó al Gobierno central de Mariano Rajoy por la dura represión y puso a disposición su renuncia de la selección española.   

"Ha sido mi peor experiencia como profesional. Ha sido un día muy duro, familias y niños han intentado ir a votar y la policía… en fin, las imágenes hablan por sí solas", reveló el central de 30 años en diálogo con la prensa. 

Al hablar de los incidentes durante toda la jornada de votación, en la que los catalanes votaron en un 90% a favor de la separación de España, expresó entre lágimas: "Soy y me siento catalán y hoy más que nunca me siento orgulloso de la gente de Cataluña. No ha habido ningún acto de agresión y ha tenido que venir la Policía y la Guardia Civil para que eso sucediera". 

"Estamos delante de un país que está con un Gobierno que utiliza todos los medios afines para mentir, porque durante todos estos años han dicho que éramos solo una pequeña minoría y que nos manifestábamos de forma tumultuosa, pero éramos millones de personas", añadió en ese sentido.  

Si bien Piqué nunca manifestó de manera explícita su apoyo a la independencia, sí ha mantenido un discurso pro Cataluña y se ha manifestado a favor del referéndum y de la necesidad de elegir. "Cuando se vota, se puede elegir que sí, que no o votar en blanco, pero se vota. En este país, durante muchísimos años se vivió el franquismo y la gente no podía votar, por eso es un derecho que debemos defender", afirmó. 


Por último, se refirió a los cuestionamientos que generaron sus declaraciones en los últimos tiempos respecto de su participación en la selección de España y aseguró que no tiene "ningún problema en dar un paso a un lado y dejar el equipo antes de 2018". 

Sin embargo, advirtió que la selección "no es una competencia de patriotismo" y concluyó: "Creo que puedo seguir yendo a la selección, porque hay muchísima gente en España que está en total desaprobación de los actos y que de verdad creen en la democracia, pero si el mister (técnico) o alguien de la federación cree que soy un problema, no tengo ningún problema de dar un paso al lado".      

El lápiz verde