El insólito blooper de un arquero alemán