El intendente de Mar del Plata prohibió las fiestas electrónicas

Con un decreto, Daniel Arroyo decidió prohibir ese tipo de eventos para evitar el uso de drogas. Malestar entre productores y hoteleros. Advierten caída de turistas y celebraciones clandestinas.

El intendente de Mar del Plata, Daniel Arroyo, decidió prohibir todas las fiestas electrónicas que se iban a realizar en la ciudad para evitar el consumo de drogas, según explicaron desde la municipalidad, frente al enojo de productores, hoteleros y gastronómicos, que advierten la proliferación de eventos clandestinos y la caída en la llegada de turistas. 

A pesar de las miles de entradas vendidas, reservas ya realizadas y figuras internacionales convocadas, el mandatario local decidió suspender a través de un decreto todas las fiestas de música electrónica pautadas para esta temporada.

Esto causó el malestar de los productores de este tipo de eventos, quienes advierten que la decisión de Arroyo va a tener el efecto contrario al esperado, ya que consideran que esto hará proliferar las fiestas ilegales, en las que puede haber menos controles y, por lo tanto, más entrada y consumo de drogas.

Uno de ellos fue Ariel Gambini, socio-gerente del parador Mute, quien advirtió que la medida es un "error" porque van a crecer las fiestas clandestinas: "Los jóvenes se van a querer seguir diviertiendo (...) no es que por prohibir la juventud se va a ir a jugar a la canasta". 

"Lo único que estamos logrando con esto es empujar a que los jóvenes se tengan que divertir en la marginalidad y la clandestinidad, en vez de estar en eventos conforme a derechos y con todas las fuerzas de seguridad para dar prevención y contención", agregó. 

En una temporada con una capacidad hotelera a medio ocupar y reservas muy por debajo de otros veranos, desde el sector hotelero también mostraron su descontento con la noticia y marcaron que son estos shows internacionales los que hacen llegar a miles de turistas a la ciudad costera cada fin de semana, los cuales, de alguna manera, prometían paliar un poco los números de este año.

Sin embargo, con los antecedentes de Time Warp -la fiesta celebrada en Costa Salguero el 14 de abril de 2016 donde fallecieron cinco jóvenes- y la reciente muerte de dos chicos en una fiesta en Santa Fe, la medida, explican las autoridades, tendría el objetivo de detener el consumo de drogas y evitar arriesgarse a que haya otro caso de esas características.

El municipio había autorizado un total de 17 fiestas electrónicas para todo el verano y las entradas vendidas llegarían a más de 50.000. Según señalaron las autoridades, el sábado pasado -cuando tocaron los DJ Dubfire, Cuartero, Mar-T y Manu Desrets en Mute- se atendieron en centros médicos a cuatro asistentes con indicios de deshidratación. De ellos, solo una mujer debio ser asistida en el parador y con una de las ambulancias contratadas. Los otros tres casos ocurrieron horas después del show.

Los productores explican que no hay razón para suspender este tipo de celebraciones si se toman las medidas de seguridad adecuadas. A pesar de los reclamos, Arroyo se reuniría hoy con los empresarios del sector para comunicarles la decisión.

Para este fin de semana estaba programada la presentación del trío británico Above&Beyond en el mismo parador. Y, para el 21, estaba pautada la presencia del inglés John Digweed, una estrella mundial de este tipo de música, con entradas a un valor de $600. Desde la organización señalaron que muchos ya tienen las reservas realizadas en la ciudad solo para presenciar ese evento.

La disposición provocó el enojo de miles de fanáticos que tenían planeado concurrir al evento, quienes expresaron toda su bronca por la decisión del intendente marplatense a través de las redes sociales. Los empresarios ya anunciaron que se presentarán a la Justicia para tratar de frenar la medida.