El PAMI sumará medidas para evitar fraudes con medicamentos

Se trata de un plan de modernización que incluye la utilización de recetas electrónicas y la puesta en funcionamiento de sistemas biométricos de identificación de los beneficiarios. El plazo es 2017.

El coordinador del área de Planificación de PAMI, Ignacio Cosentino, informó sobre el plan de modernización que se implementará para evitar los fraudes con medicamentos. “Casi todos los fraudes con medicamentos se realizan con recetas manuales, mientras que los dispositivos electrónicos permiten generar trazabilidad sobre quién dispensa, el diagnóstico del afiliado, los medicamentos dispensados y los entregados por la farmacia”, especificó el funcionario.

Según publicó Télam, Cosentino habló en un encuentro organizado por la Asociación de Dirigentes de Empresa (ADE) y la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) y puso énfasis en que la problemática del fraude “no se resuelve con un ejército de auditores que revisen a cada afiliado”.

En cuanto al presupuesto del Inssjyp (Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados) en el que se enmarca el PAMI, el funcionario admitió que “siempre los años de caída del salario real son difíciles, porque tenemos los ingresos atados a la lógica del empleo y del salario”. “La presión en los costos genera estrangulamientos y ciertas dificultades que son revertidas en los años en que cambia la tendencia”, justificó Cosentino. Según expuso el funcionario, controlar el gasto en medicamentos se relaciona con el peso de ese rubro en el presupuesto del Inssjyp, que este año supera el 27% —unos $ 27.400 millones—.

“No puede ser que cada institución sea un mundo cerrado, hay problemas compartidos y la propuesta es generar sistemas centralizados de gestión”. “La no sincronización y la falta de prevención deriva en discapacidades más adelantadas, que sin duda generan mayores costos”, explicó el funcionario de PAMI. Es por esto que plantea un trabajo sincronizado “en bases de datos, para combatir el fraude y mejorar la gestión; en “inteligencia sanitaria”; y en "tableros de comando estratégico en términos de planificación, para reducir la burocracia”.