El tiro fallido de Manu Ginóbili que le costó el partido a los Spurs