Biscay, el director del Banco Central removido: "Es un claro ataque a la libertad de opinión"

El ahora exfuncionario del Banco Central aseguró que el decreto por el cual fue desplazado "no presenta ningún argumento constitucional ni legal". Dijo que a Macri y a Sturzenegger "les molesta que existan voces críticas".

Pedro Biscay, el director del Banco Central (BCRA) removido hoy por el Gobierno a través de un decreto, sostuvo que su desplazamiento es "un ataque claro a libertad de pensamiento", y aseguró que al Ejecutivo y a Federico Sturzenegger, presidente del organismo, "les molesta que existan voces críticas". 

"Quedó demostrado de forma muy contundente que el Gobierno nacional y Sturzenegger no guardan ningún criterio de independencia y no están cómodos con que en el Directorio existan voces críticas que reflejen la pluralidad de criterios que establece la Carta Orgánica del Banco Central", manifestó en declaraciones a C5N.  

El ahora exfuncionario, designado como director del BCRA en 2014, fue removido a través de un decreto publicado hoy en el Boletín Oficial. Allí se lo acusa de "mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público" por haber publicado una serie de artículos periodísticos en los que criticaba la política económica y monetaria del macrismo. 

"Estamos viendo un ataque claro a la libertad de pensamiento y opinión, que está protegida por los tratados internacionales y la legislación argentina", denunció Biscay, y señaló que en el decreto "no se presenta ningún argumento constitucional ni legal que prohíba a un director hablar públicamente sobre las cuestiones técnicas de la política económica".

Entre las razones presentadas en el documento, el Gobierno consideró que esas manifestaciones públicas "ponen en riesgo los objetivos establecidos" en la Carta Orgánica del Banco, "particularmente, en lo que se refiere a la estabilidad financiera en un sistema bancario de encajes fraccionarios". 

Frente a esto, Biscay afirmó que "una opinión que publica un director del Banco Central no tiene capacidad alguna para desestabilizar una política monetaria, sino que es la propia política monetaria la que guarda inconsistencias que se ven día a día".

"Es un Gobierno que no presenta ninguna grado de respeto ni tolerancia por la pluralidad de ideas y opiniones. Eso es lo que se está discutiendo acá, no si mis opiniones pueden condicionar una política monetaria", insistió el ahora exintegrante del organismo. 

Diarios Argentinos móvil