Formosa: versiones cruzadas por la detención de un referente wichi

Agustín Santillán está detenido desde el jueves de la semana pasada por los incidentes que se produjeron entre criollos y aborígenes en Ingeniero Juárez, que terminaron con enfrentamientos con la policía.

El referente aborigen de la comunidad wichi, Agustín Santillán, permanece detenido desde el jueves de la semana pasada por los incidentes que se produjeron entre criollos y aborígenes en la localidad formoseña de Ingeniero Juárez, que terminaron con enfrentamientos con la policía. El abogado de Santillán, Daniel Cabrera, aseguró que la detención del dirigente aborigen es “más una cuestión política que otra cosa”.

Cabrera, en diálogo con Radio Uno, hoy sostuvo: “Agustín (Santillán) está privado de su libertad de manera injusta”, y agregó: “Es más una cuestión política que otra cosa, para mostrarle a los criollos de Juárez que el peso de la ley cae sobre el que está señalado como el causante de los males allí”. “Hicimos los pedidos de excarcelación, pero fueron denegados”, explicó y cuestionó la decisión de trasladar al dirigente wichi desde Las Lomitas hacia Formosa.

Por su parte, el juez a cargo de la causa, Marcelo López Pikabea, aseveró que le denegaron la excarcelación a Santillán por el tipo de delito que se le imputó. “Tiene una carátula por robo a mano armada que no es excarcelable”, indicó, a la vez que  sostuvo que se lo trasladó desde Las Lomitas hacia Formosa “para resguardar su integridad”, porque, según precisó, por estos incidentes se detuvo a un criollo que amenazó con “matar aborígenes”. “La policía hizo una evaluación de riesgo y tener a estas dos personas detenidas en el mismo lugar no era conveniente”, expresó.

El referente de la comunidad La Primavera, Félix Díaz, también se refirió hoy a la situación en Ingeniero Juárez y a la detención de Santillán, y señaló: “El Gobierno está intentando hacer callar los reclamos de los aborígenes y mostrarlos como enemigos. Por eso mandan a sus punteros políticos para que digan que el culpable de todo lo malo que sucede en Juárez es Agustín (Santillán). Lo que en verdad quiere hacer el Gobierno es silenciar los reclamos de los indígenas”.

Los aborígenes no son los culpables de lo que está sucediendo. Hay responsabilidades de las personas que les venden la droga, dicen que se consigue tan fácil como caramelos. Los jóvenes que son víctimas de este flagelo reaccionan violentamente cuando no pueden tener acceso”, concluyó Díaz.

El lápiz verde