Francia: masivas protestas contra el programa económico de Macron

Los trabajadores estatales realizaron marchas y huelgas en todo el país. Se oponen a la reforma laboral impulsada por el Gobierno. En septiembre ya había habido múltiples movilizaciones.

Este martes, los trabajadores del Estado francés llevaron a cabo masivas marchas y huelgas contra la reforma laboral impulsada por el presidente Emmanuel Macron. La medida paralizó gran parte de las escuelas primarias, el transporte aéreo y los hospitales públicos. En septiembre se habían registrado distintas protestas contra la pretensión del Gobierno de reformular el modelo social y de trabajo francés.

Según consignaron los medios locales, la de hoy ha sido la movilización de funcionarios estatales más grande de la última década. Hubo, en total, 130 manifestaciones, organizadas por todos los grandes sindicatos, que abarcan a un total de 5,4 millones de trabajadores de la administración pública. Las protestas ratifican el malestar que en un sector de la población despiertan las reformas de mercado impulsadas por Macron. El mes pasado hubo reclamos de jubilados, de transportistas y de la izquierda radical encabezada por Jean-Luc Melenchon.

Los sindicatos estatales rechazan algunas medidas anunciadas que mellarían el poder adquisitivo de sus afiliados, impugnan el congelamiento de las remuneraciones y critican las limitaciones para exigir indemnizaciones. Además, hay malestar por la decisión de Macron de no renovar 120.000 puestos de trabajo en el Estado.

El presidente está resuelto a reestructurar los fundamentos económicos y sociales del modelo francés. En particular, pretende flexibilizar el régimen laboral y disminuir el peso del Estado en la economía, dos pilares del bienestar y el éxito de la nación gala. Aunque en los primeros meses la popularidad de Macron disminuyó con fuerza, desde septiembre sus índices comenzaron a mejorar. Así, el Gobierno no prevé desviar el núcleo de sus reformas.

“El Gobierno no parece haber tomado la medida del malestar profundo que afecta a los funcionarios”, manifestó Laurent Berger, secretario general de la CFDT, principal sindicato del sector. “Los agentes sufren porque solo se les ve como una carga presupuestaria y no como una riqueza”, consideró. A esta altura, es evidente que el mayor desafío contra el programa económico de Macron no proviene de las instituciones, sino de la calle.

El lápiz verde