Histórica unidad de gremios santafesinos contra la flexibilización

Tras años de fragmentación, sindicatos que integran la CGT y la CTA se nuclearon bajo el Movimiento Obrero Santafesino para resistir la reforma laboral que impulsa Macri, que consideran un "ajuste encubierto".

Mientras la gestión de Mauricio Macri prepara el terreno para enviar al Congreso de la Nación un proyecto de reforma laboral que flexibilizará las condiciones de trabajo, en Santa Fe las centrales obreras y un amplio abanico de sindicatos decidieron nuclearse en el Movimiento Obrero Santafesino (MOS) con la intención de defender los derechos de los trabajadores. Forman parte del MOS la CTA Provincial (conducida por el sector que a nivel nacional lidera Hugo Yasky); las regionales de la CGT de Santa Fe, San Lorenzo, Rafaela, Venado Tuerto y Reconquista; el Movimiento Sindical Rosarino (que conforman varios gremios enrolados en la CGT Rosario y la CTA de los Trabajadores); la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de Santa Fe (Festram); Amsafe Provincial (docentes); y el Consejo Directivo Provincial de los estatales de ATE.
Representantes de todos los gremios lanzaron el nuevo espacio en los últimos días con conferencias de prensa en la capital provincial y la ciudad de Rosario, pero afirmaron que encuentros de reflexión y discusión se están replicando en distintas localidades del territorio santafesino. La intención de lograr una unidad, que es histórica tras años de fragmentación, surgió tras conocerse la intención del gobierno nacional de avanzar sobre una reforma no sólo en lo laboral, sino también en lo previsional y lo tributario, que los gremialistas entienden como perjudiciales para la clase trabajadora.

"En todos estos años en el sindicalismo nunca vi una unidad tan amplia en Santa Fe", comentó un longevo dirigente luego de la presentación en la ciudad capital. En el documento fundacional, los integrantes del MOS expresaron “la defensa irrestricta de los Convenios Colectivos de Trabajo, del Sistema Previsional Solidario y de las Obras Sociales de los trabajadores” y se manifestaron a favor de “una reforma tributaria equitativa donde se favorezca a los sectores sociales más vulnerables”.

Intersindical

"La reforma laboral y la previsional nos preocupan fuertemente, es algo grave lo que quieren hacer. Más que reforma, es un ajuste. Es muy bueno el hecho de habernos juntado con esta amplitud de actores y apenas se conoció la intención de estas reformas”, dijo Sonia Alesso, secretaria general de Amsafe provincial en contacto con El País Digital. “La idea es conformar una multisectorial con diferentes actores del mundo sindical”, dijo, y aclaró que “en varias provincias se están impulsando este tipo de movimientos intersindicales de unidad para ponerle un freno al ajuste", entre las que mencionó a Córdoba, Neuquén y Río Negro.

"Hay mucho silencio de los actores legislativos. Son pocos los partidos políticos que han planteado su oposición a la reforma. La idea es pedirle a todas las bancadas de la Legislatura provincial y de la Nación que digan qué van a hacer cuando esto se presente en el Congreso. Hasta ahora sólo nos hemos expresado los trabajadores y el oficialismo", adelantó la titular de CTERA.

Retroceso

En tanto Jorge Hoffman, titular de ATE en la provincia, opinó consultado por este medio sobre el borrador de la reforma laboral, al que ya lograron acceder de manos de funcionarios del propio Ministerio de Trabajo. “El impacto en el régimen de seguridad social es central. Con la elevación de la base imponible para los aportes patronales, que va a significar un ahorro del costo laboral del 15 al 20% para los empresarios, va a llevar al desfinanciamiento del sistema. En 3 o 4 años la Ansés estará quebrada para que, por ejemplo, los grandes supermercados que tienen sueldos de menos de 12 mil pesos no paguen un solo peso más aportes”, aseguró.

Para el dirigente de los estatales, se trata de “uno de los retrocesos más grandes de la historia argentina, una reforma antisindical y antiobrera. Ya no sólo vienen por los derechos que se obtuvieron la década pasada, sino por los de la década del ’50. Esto es volver al pre-peronismo. Por ejemplo en el cálculo de las indemnizaciones, donde hay una rebaja sensible del sistema de liquidación del despido sin justa causa, eliminando las horas extras, el aguinaldo y las comisiones”, describió.

Transferencia

Claudio Leoni, que preside la Festram, opinó por su parte que el paquete de reformas representa una “transferencia de recursos de los trabajadores, jubilados, y pensionados hacia el sector empresario”. Entre los aspectos que representan ese desplazamiento, destacó “la eliminación de las multas por las contrataciones en negro, es decir que se perdonan las contrataciones en negro y con ello la evasión previsional”.
Pero además, afirmó, “se facilitan mecanismos de contrato individual, creando la figura de trabajador autónomo independiente, que no se incorporará a la empresa sobre la base de un convenio colectivo de trabajo”. Incluso, explicó el representante, “cada trabajador se va a pagar su seguro de desempleo, porque se va a descontar un monto del salario de trabajador que va a ir a un fondo para que el empresario en vez de pagar de las ganancias de su empresa, lo pague del salario del trabajador”.

Ejemplo
Otros sindicalistas hicieron hincapié en el ejemplo que significa este proceso de unidad que se produce en la provincia, provocada por “una mirada conjunta de rechazo y resistencia”, según destacaron. “Es un hecho histórico, porque esto no se había dado nunca y esperamos que se replique en todas las provincias”, se esperanzó Alberto Botto, secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza de Rosario.
Botto aprovechó en ese sentido para hacer un tiro por elevación a los referentes que conducen la mayor central sindical del país: “También esperamos que la CGT a nivel nacional haga una lectura de lo que estamos haciendo en Santa Fe, que es ni más ni menos que poner blanco sobre negro y salir a explicar a los trabajadores cuál es el impacto que va a tener en sus vidas, y en la sociedad en su conjunto, estas modificaciones”.
Sobre el camino a seguir, el titular de Luz y Fuerza opinó que “después de todas las etapas de negociaciones que viene llevando adelante la CGT, estamos convencidos de que ya hay que lanzar un plan de lucha para que el Gobierno entienda que las necesidades de los trabajadores pasan por otro lado”. “Es importante que sigamos construyendo la unidad, porque este es un modelo que no distingue y nos atraviesa a todos. Entonces hay que generar conciencia de clase para enfrentar a este modelo neoliberal, sino lamentablemente vamos a ir a una crisis terminal, como la que vivimos en el año 2001”, finalizó.

Señales
 
Por último, es clave remarcar el fuerte apoyo político que tuvo el MOS a poco de su creación. El miércoles un nutrido grupo de representantes fueron recibidos en Buenos Aires por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La líder Unidad Ciudadana destacó la reunión en el Instituto Patria en sus redes sociales. Por su parte, el diputado nacional del FPV por Santa Fe Marcos Cleri, que también estuvo en el cónclave, celebró la experiencia de los gremios locales, al afirmar que “hay que priorizar los acuerdos para frenar el ajuste. La unidad es el camino de la esperanza, y otra vez son los trabajadores los que dan el ejemplo, los que marcan el rumbo”.

“Las organizaciones de los trabajadores santafesinos dan una señal muy fuerte y muy positiva. No hay ningún argumento que justifique profundizar el deterioro de la calidad de vida de la gente que todos los días lucha por progresar, por estar mejor”, sostuvo el legislador peronista que ya adelantó su posición contraria a las iniciativas de reforma que impulsa el gobierno.

Diarios Argentinos