Hoy es el día de la puericultora

¿Qué es la puericultura? El País Digital entrevistó a Julieta Saulo, puericultora y fundadora de la agrupación Las Casildas, sobre esta profesión desconocida por muchos, que está ganando cada vez más espacio.

Hoy se celebra el día de la puericultora. Término del latín que significa: niño y cultura, cultivo o cuidado. El País Digital entrevistó a Julieta Saulo, puericultora y fundadora de la agrupación "Las Casildas", con el objetivo de visibilizar una práctica desconocida por muchos pero de una importancia capital en el desarrollo de los niños.

Sobre su profesión, la psicóloga social afirmó: “Yo siempre trato de trabajar todas las cuestiones desde el deseo y no desde el mandato”, y agregó: “Es un oficio que tiene mucho de técnica pero también tiene mucho de artesanal”.


ELP: ¿Qué hace una puericultora? ¿Dónde ejercen su oficio?

JS: Las puericultoras acompañamos todo lo que tiene que ver, sobre todo y fundamentalmente, con la lactancia y la crianza en los primeros años de niños y niñas. La inserción es bastante amplia. Las puericultoras trabajamos en instituciones públicas y privadas, en consultorios privados y también vamos a domicilio.

¿Dónde se estudia? ¿Cómo es la formación?

En la Argentina, yo recomiendo estudiar en la Asociación Civil Argentina de Puericultura (ACADP). Una asociación que es presidida por Laura Krochik, con una formación que dura dos años y medio y que se puede cursar de manera presencial y también virtual. Para mí es un lugar alucinante para formarse. De hecho, yo me formé ahí y doy varias de las clases.

La carrera te prepara para trabajar con mujeres y familias en situación de lactancia, en situación de destete. Siempre teniendo en cuenta que es una profesión que, como todas, en determinados casos necesita de un abordaje interdisciplinario. En la Maternidad Estela de Carlotto (MEC), donde coordino el servicio de puericultura, tenemos la suerte de tener un equipo de psicólogas, trabajadoras sociales, neonatólogas, pero lamentablemente no en todos los espacios se puede trabajar de esa manera. Es lo ideal. 

Además, este oficio tiene que ver mucho con la práctica. Es un oficio que tiene mucho de técnica pero también tiene mucho de artesanal.

¿Cuándo hay que contactarse con una puericultora? ¿Qué tipo de acompañamiento hacen?

Las consultas prenatales, cuando las mujeres están gestando, son fundamentales porque se puede trabajar mucho desde la prevención, desde la erradicación de miedos, de mitos y demás.Es una consulta que no se hace mucho pero que es importante.

En la gran mayoría de las situaciones, la puericultora entra en contacto con la díada, con esa madre y ese niño o esa niña, en un ámbito institucional. Apenas nace el bebé va una puericultora a apoyarla, a brindarle información, a ayudarla con cuestiones técnicas.

Mi abordaje, y el del equipo que trabaja conmigo, es un abordaje de la lactancia con perspectiva de género. Históricamente, las mujeres tenemos el mandato de la maternidad, de la lactancia, y de un montón de cuestiones. Por eso es tan importante el abordaje con perspectivas de género, de derechos. Porque no sos un envase lleno de leche, sino una mujer atravesada por la cultura, por tu historia personal, por un montón de cuestiones y de situaciones. Es por todo esto que es necesario tener una mirada amplia. Si no, la lactancia se convierte en un mandato más. 

Yo siempre trato de trabajar todas las cuestiones desde el deseo y no desde el mandato.

El acompañamiento que se hace depende el ámbito de la consulta. La gran mayoría son dentro de la institución y el abordaje nuestro dura lo que dura la internación. Generalmente, se trabaja durante los primeros días de vida de una criatura. En una institución, una mujer que pare vaginalmente está internada 48 horas y una con cesárea 72. Esos dos o tres días estás ahí permanentemente chequeando que el bebé se prenda bien, que la mujer  esté bien y que haya un buen progreso de peso. En la MEC tenemos un consultorio post alta que nos permite seguir a las mujeres, de ser necesario, y ellas tienen un espacio para  continuar con las consultas luego de que se van de la institución.

Si vas a consultorio, es el tiempo que vos necesites. Se empieza a trabajar con el establecimiento de la lactancia, la buena técnica. Se consulta por un dolor de mamas, porque el bebé no aumenta bien de peso, y ahí trabajás de manera interdisciplinaria con un pediatra o una pediatra. También trabajar también desde lo emocional, teniendo en cuenta que no somos psicólogas. Todo depende de los requerimientos de la díada.

Cuando llega la puericultora, la mujer se encuentra en un momento muy vulnerable. ¿Cómo es el abordaje? ¿Se trabaja también con el resto de la familia?

Para que esa mujer pueda sostener a ese bebé, pueda darle la teta, pueda criarlo, ella necesita ser sostenida. Entonces, en la medida en que haya familia, en que haya un compañero, una compañera, o demás, obviamente hay que involucrar al resto de la familia.

En el servicio de puericultura de la MEC, que es un proyecto que llevamos adelante con la Asociación Civil Argentina de Puericultura, trabajamos en internación, en neonatología, en autocuidado, y en consultorio post alta. En todos estos ámbitos siempre intentamos, en la medida de lo posible, trabajar también con la familia de esa mujer.

Hay muchas instituciones tanto públicas como privadas que todavía no cuentan con puericultoras. ¿Por qué creés que pasa eso?

Porque es una figura que recién ahora está siendo más conocida y reconocida.  Por otro lado, hay un gran negocio con la leche de fórmula. Básicamente, creo que tiene que ver con eso.

Además, la figura de la puericultora es sumamente elitista. Por eso a mí me gusta trabajar dentro del sector público, apuntando también a ampliar derechos y enfocada a la población vulnerable. Sumado a que, lamentablemente, la lactancia aún no es un valor. Hay campañas y demás pero no hay claras intenciones de sostener política pública en torno a esta temática. Muchas veces lo urgente tapa a lo importante.

Yo creo que con el correr del tiempo va a ir fortaleciéndose el rol. Cada vez hay más puericultoras. Hay cada vez más mujeres que están interesándose en el tema, que están formándose y que son profesionales espectaculares.

¿Qué es "Las Casildas"? ¿Por qué iniciaron el Observatorio de Violencia Obstétrica?

Las Casildas surgió en el 2011. Es una agrupación autogestionada a través de la cual generamos dispositivos para difundir cuestiones que tienen que ver con los derechos sexuales y reproductivos y estamos enfocadas en todo lo que tiene que ver con la violencia obstétrica.

El objetivo del Observatorio de Violencia Obstétrica tiene como objetivo visibilizar la violencia que padecemos las personas que gestamos y que parimos en el momento preparto, parto y post parto.



Foto gentileza Catalina Galante

El Lapiz Verde móvil info general