Indignación en la UCR por el acto de Cristina con radicales

El presidente del partido, José Corral, criticó que la ex presidenta haya usado una boina blanca y dijo que es "otro robo del kirchnerismo". Además, la acusó de querer "apropiarse" de Yrigoyen.

El presidente de la Unión Cívica Radical, José Corral, manifestó hoy su indignación por el acto de la ex presidenta Cristina Kirchner con radicales afines al kirchnerismo y consideró que la utilización de símbolos radicales por parte de la ex mandataria es "otro robo del kirchnerismo".

"La Unión Cívica Radical que nos legó Yrigoyen está en las antípodas de la corrupción y el desprecio por la República con las que actuó esa facción política durante más de una década", sentenció Corral, que acusó a la ex jefa de Estado de pretender "apropiarse" de la figura del fallecido caudillo radical, aunque afirmó: "No van a conseguir de ninguna manera deshonrar su intachable conducta".

Consultado sobre el gesto de Cristina de ponerse una boina blanca, el presidente del partido dijo que "es un robo más del kirchnerismo", denunció Corral y enfatizó: "No podemos más que repudiar el uso de nuestros símbolos partidarios por parte de un grupo de indecentes que quieren apropiarse ilegítimamente de nuestra historia".

De paso, aprovechó para aclarar el rol que cumple su partido dentro de la alianza Cambiemos, en medio de fuertes críticas de algunos de sus correligionarios por el poco lugar que les da el PRO en la toma de decisiones. "El radicalismo de manera orgánica forma parte de Cambiemos, así lo decidió democráticamente en un debate del que participaron los representantes de la UCR de todo el país", explicó Corral, y argumentó: "Tomamos esa determinación bajo la convicción de que el país necesitaba terminar justamente con la borrachera de corrupción que significó el kirchernismo y hoy estamos trabajando activamente para levantar la pesada hipoteca que nos dejaron".

Por otra parte, el titular de la UCR recordó que Leopoldo Moreau, que acompaño ayer a CFK, no pertenece al partido desde hace un año, cuando el Tribunal de Ética resolvió separarlo por su acercamiento al kirchnerismo y sus constantes críticas a la conducción y a la actitud de sus correligionarios. Además, adelantó que el próximo 12 de octubre, cuando se cumplan 100 años de la asunción de Yrigoyen, será homenajeado en la Casa Rosada "junto a muchos de los genuinos representantes de la UCR de todo el país".

En tanto, el diputado nacional Mario Negri, presidente del bloque de la UCR y del Interbloque Cambiemos, dijo que le parece "impúdico" que la ex mandataria homenajee a Yrigoyen y calificó el acto como "una grosería, un blooper tremendo".

"Me parece impúdico que Cristina quiera afirmarse en Yrigoyen. Lo que ella hace, en realidad, es apelar a una estrategia de carácter político que le permita ir levantando su perfil por las dificultades que tiene con la Justicia", consideró Negri, y recordó que Yrigoyen falleció en una casa modesta sobre la calle Brasil, en Capital Federal, "en la que se caían los muebles". "Si alguna comparación se puede hacer con el patrimonio de los Kirchner es que éste podría tener la extensión del Estado de Brasil", ironizó.

Además, Negri planteó que no hay que sorprenderse si a la brevedad "Cristina Kirchner aparece con un guardapolvo blanco afirmando que trabajó como médica en el consultorio de Don Arturo Illia" y fue muy crítico con los radicales aliados al kirchnerismo: "Al radicalismo no se lo lleva en el bolsillo y se lo exhibe donde uno quiere".

"Si algún daño se le causó a la UCR, contribuyendo a la destrucción del sistema político, fue con el nacimiento del kirchnerismo, inventando la transversalidad para instalar un pensamiento único. Muchos de los que estuvieron ayer con Cristina Kirchner fueron los que en aquel momento se aferraron a defender la existencia del partido. No los entiendo", sostuvo, y concluyó: "Ética y política no se pueden negociar. Usted puede dar cien aumentos de sueldo, pero si se roba todo un país no existe justificación para que alguien lo vote".

el_lapiz_verde