Industria: rebote de la producción, pero con bajo impacto en el empleo

Según el análisis del economista Leandro Mora Alfonsín, el sector industrial mostró un repunte de 0,8% en lo que va del año. Sin embargo, no se tradujo en un crecimiento de los puestos de trabajo del sector.

Una nota del economista Leandro Mora Alfonsín publicada en el diario Página/12 asegura que, a pesar de que la producción industrial comenzó a recuperarse de la fuerte caída de 2016, todavía no se puede advertir un acompañamiento positivo en los niveles de empleo del sector.

Fueron 15 meses de caída consecutiva entre febrero de 2016 y abril de 2017, sin embargo, la industria creció 2,7% en mayo, 6,6% en junio y 5,9% en julio, en la comparación interanual. “De esta manera, la producción industrial acumula en lo que va del año un crecimiento de 0,8 por ciento”, aseguró Mora Alfonsín.

Por otro lado, los niveles de empleo no acompañaron el “rebote” y mantienen tendencia negativa: “En junio se perdieron 2800 empleos y en mayo, 2300. No se registran variaciones positivas desde septiembre de 2015. Si bien la dinámica de empleo industrial muestra pérdida de dinamismo desde 2013, la marcada contracción de los últimos dos años es una alerta naranja en el panel de control económico”.

El “rebote” de la producción industrial se debe, en gran medida, a que la base de comparación estadística mostró una profunda recesión durante 2016. Todavía el sector no logró recuperar los niveles expuestos en 2015: en la comparación del primer semestre, el corriente año todavía está 4,5 puntos debajo que hace dos años.

Construcción, metales básicos, agro e industria automotriz lideran el rebote de la industria. Pero los sectores PyME orientados al mercado interno todavía no logran despegar debido a dos grandes causas: la contracción que vivió el salario real durante el 2016 y el proceso marcado de apertura de importaciones. Este es el caso de textiles, papel y cartón y edición e impresión.

“El aumento de importaciones de bienes de consumo (16 por ciento en lo que va del año), que ha sido muy sensible tanto en 2016 como lo que va de 2017 en algunas partidas (textiles y muebles, por ejemplo), da cuenta de que en este tipo de sectores se está sustituyendo industria local por bienes importados, en base a precios más competitivos, escenario en el cual la industria local está condicionada por costos más elevados”, indicó el economista.

A la vez, estos sectores relegados de la industria son los que muestran niveles más bajos de utilización de la capacidad instalada de producción. El rubro de textiles pasó de 71,9 %  de utilización en julio 2016 a 65,5% en julio 2017, muebles superó el 65%, el complejo químico pasó de 60% a 59,1% y edición e impresión, de 54% a 59%.

Mora Alfonsín reconoce dos condiciones esenciales para un verdadero repunte industrial en 2018. Por un lado, se necesita la consolidación de la salida de la recesión de nuestro principal socio, que es Brasil. Y por el otro, una recuperación del salario real de los consumidores que permita dinamizar el mercado interno.

Datos industriales:

  • Cantidad de puestos de trabajo: 1.200.000 (un quinto del empleo formal asalariado total).
  • Puestos de trabajo a junio 2017: 33 mil menos que junio de 2016 y 62 mil menos que junio 2015.
  • Crecimiento acumulado en lo que va del 2017: 0,8% en comparación con 2016.
  • Primer semestre de 2017: caída de 4,5% en comparación con igual periodo de 2015.
Diarios Argentinos