Investigadores volvieron a tomar el Ministerio de Ciencia y Tecnología

Se encuentran desde ayer en el edificio de Palermo para reclamar la reincorporación de 500 científicos. Denuncian el incumplimiento del acuerdo y la falta de respuestas del Gobierno. La advertencia de Barañao.

Los investigadores del Conicet realizan desde ayer una nueva toma en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, en Palermo, ante la falta de respuestas de la cartera que dirige Lino Barañao por el reclamo de reincorporación de 500 despedidos al sistema científico tecnológico. 

Alan Szalai, becario del Conicet e integrante del grupo Jóvenes Científicos Precarizados, señaló que hoy mantendrán una asamblea para decidir si continúan con la medida de fuerza, pero advirtió que es "probable que, si no hay ningún tipo de respuesta", sigan ocupando la sede del Ministerio.

En declaraciones a radio Rivadavia, Szalai explicó que la medida es por la falta de cumplimiento "de dos puntos básicos que estaban contemplados en el acuerdo que se firmó en diciembre", relacionados con la continuidad laboral de los investigadores.

"Sus funcionarios dicen que ellos no tienen los tiempos o no pueden escuchar este reclamo a esta altura, pero hubo nueve meses y permanentemente los convocamos a todas las instancias de negociación y diálogo", protestó. Además, cuestionó la actitud del ministro Barañao, al asegurar que "solo concurrió una sola vez a la mesa de diálogo" y que, incluso, suspendió esas reuniones durante tres meses.

Alrededor de 120 investigadores del Conicet pasaron la noche en el edificio ubicado en la calle Godoy Cruz 2320, en el barrio porteño de Palermo, donde realizarán una conferencia de prensa para dar a conocer detalles del conflicto.

En diciembre de 2016, un grupo de investigadores ya había realizado una medida similar, con un acampe de cinco días en el Ministerio para exigir la reincorporación de profesionales despedidos y los recortes en los ingresos al Conicet. 

La respuesta de Barañao

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva cuestionó hoy la toma, al calificarla como una medida "violenta" que "no tiene ningún justificativo", y afirmó que mientras siga la ocupación, "no hay diálogo posible".

Sobre el reclamo de los trabajadores, defendió el acuerdo presentado por el Conicet para que los 500 becarios sean reubicados en universidades de todo el país, al afirmar que "hay un bien social que está por encima de un reclamo individual". 

Al respecto, reconoció que "es cierto" que, en algunos casos, con los nuevos acuerdos no se cumple con las condiciones de trabajo que hubieran tenido en el Conicet, pero justificó la situación al expresar que "parecería que hay un derecho adquirido que no es tal", porque estos investigadores "no han entrado" al organismo.

El funcionario remarcó que "el acuerdo decía 'vamos a propender a tratar de conseguir un trabajo equivalente'", y señaló que están por cerrar un acuerdo con 54 universidades de todo el país para reubicarlos.

Para Barañao, "lo que pueden exigir es tener un lugar de trabajo en el que puedan ejercer su investigación" y, en este sentido, aseguró que "el acuerdo se está cumpliendo".

Diarios Argentinos móvil