Juegos Olímpicos: ¿qué necesitan los países para obtener más medallas?

Población y PBI son los factores más importantes. Pero también hay determinadas políticas públicas que pueden mejorar el rendimiento en la competencia deportiva. Cuánto se invierte en Latinoamérica.

La llama olímpica se apagó. Junto a la novedad de haber celebrado por primera vez unos Juegos Olímpicos en América del Sur, Río 2016 dejó un certamen deportivo apasionante. Como suele ocurrir, Estados Unidos terminó en la cima del podio olímpico con 46 medallas de oro, 37 de plata y 38 de bronce. Argentina, por su parte, redondeó un papel muy bueno, ubicándose en el top 30 del ranking con tres oros y una plata. Cada cuatro años, la pregunta se repite: ¿qué tienen que hacer las naciones para obtener más medallas? ¿Qué características poseen los países que dominan el medallero?

El interrogante tiene, a priori, una respuesta bastante intuitiva: los países más ricos y más poblados son los que más medallas terminan llevándose a casa. La conexión es sencilla. A mayor riqueza, mayores recursos disponibles para financiar la profesionalización de los deportes. A mayor población, mayores atletas potenciales en un determinado país. Veamos los cinco países que encabezan el medallero: Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Rusia y Alemania. Todos combinan en algún grado economías grandes con demografías considerables.

Al graficar el vínculo entre Producto Bruto Interno (PBI) y cantidad de medallas cosechadas, se observa una correlación positiva. Los países ricos obtienen, en promedio, más medallas que las naciones pobres, tal como lo demuestra la línea recta.


Datos: PBI nominal 2015, Banco Mundial. Aclaración: para armar el gráfico, se imputó 4 puntos a la medalla de oro, 2 a la de plata y 1 a la de bronce.


Pero la distancia entre la línea y los puntos que representan las naciones indica que hay otros factores más allá del PBI que explican el éxito de los países en los Juegos Olímpicos. Uno es, como dijimos, el factor demográfico. Un país más poblado tiene más probabilidades de obtener más medalla que otro menos poblado, manteniendo el resto de las variables constantes.

Pero aun así hay casos desviados. India tiene 1.300 millones de habitantes y la séptima economía del mundo. Sin embargo, obtuvo tan solo una medalla de plata y una de bronce. Indonesia, cuarta nación más poblada y una de las 20 economías más grandes del planeta, ganó apenas una medalla de oro y dos de plata. En el lado opuesto, países como Hungría, Kenia, Jamaica o Cuba, todos ellos pequeños y con economías retrasadas, se ubican entre las veinte naciones con más medallas.

¿Qué otros factores, entonces, están detrás de la obtención de medallas en los Juegos Olímpicos, más allá del PBI y de la población? En el libro “Éxito y fracaso de los países en los Juegos Olímpicos”, la académica Danyel Reiche sugiere algunas políticas públicas para responder a esta pregunta.

Una vía para incrementar las probabilidades de éxito en la competencia internacional es institucionalizar la promoción de deportes olímpicos a través de organismos especializados. Estas organizaciones contribuyen a identificar prematuramente atletas talentosos, apoyarlos financieramente y proveerles el apoyo técnico necesario para su desarrollo. Algunos casos exitosos son el Instituto Australiano del Deporte, el “Olimpiatoppen” noruego y el “UK sports” británico, que realiza inversiones estratégicas para la formación de deportistas de elites.

Otra alternativa es especializarse en deportes en los que la nación tiene más chances de alcanzar medallas. Reiche argumenta que para ello, hay dos estrategias dominantes: promover los deportes en los cuales el país se destaca, o apoyar disciplinas recientemente incorporadas a los Juegos Olímpicos. Así, Australia suele focalizarse en natación; Etiopía en atletismo; y Cuba en boxeo, siendo éstos los deportes que más medallas les aporta a cada caso.

Un tercer patrón de éxito en el certamen internacional detectado por esta autora: promover la participación de las mujeres en los deportes. Muchos países, principalmente los musulmanes, no destinan recursos al mejoramiento de los deportes femeninos, lo cual disminuye fuertemente su incidencia en el medallero.

Latinoamérica

En América Latina, Brasil fue, además del anfitrión de los Juegos Olímpicos, el país que más medallas obtuvo de la región. Su presupuesto en deportes es el más alto de Latinoamérica: invirtió U$S842 millones en 2015. El segundo país de la región en materia de inversión deportiva es México, aunque sus resultados deportivos no se condicen con su peso económico ni demográfico (obtuvo 3 medallas de plata y dos de bronce). Destinó U$S233 millones en 2016, aunque su presupuesto se ha reducido un 60% en los últimos 3 años.

Chile y Colombia han reservado para la promoción de los deportes U$S 213 millones y U$S169 millones anuales respectivamente. Pero su cosecha en Río 2016 ha sido disímil: mientras el país cafetero terminó 23° en el medallero, la nación trasandina no obtuvo preseas.

El Lapiz Verde móvil info general