La Iglesia, en alerta por la reforma laboral del Gobierno

El nuevo titular de la Conferencia Episcopal, Oscar Ojea, dijo que "el trabajo no es una mercancía" y reclamó al macrismo que en el proyecto "no se vulneren los derechos de los trabajadores".

El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, Oscar Ojea, manifestó su preocupación por el proyecto de reforma laboral que impulsa el Gobierno de Mauricio Macri, al afirmar que "el trabajo no es una mercancía" y reclamar que "no se vulneren los derechos de los trabajadores".

En su primera aparición pública desde su asunción, Ojea reiteró que la Iglesia debe estar siempre "al lado de los pobres" y remarcó que, como piensa el papa Francisco, trabajará para que "nadie quede excluido del cuidado de la vida en todas sus dimensiones".

Al referirse a las reformas propuestas por el Ejecutivo tras las elecciones, el obispo puso énfasis en los efectos de la reforma laboral y dijo que "toda la sociedad es responsable de que todos puedan conservar las fuentes de trabajo y que no se vulneren los derechos de los trabajadores", según consignó hoy el diario La Nación.

"Nosotros somos muy sensibles a esto, vamos a estar al lado de estas situaciones y, al mismo tiempo, sabemos que necesitamos crear fuentes trabajo", señaló el titular de la CE, acompañado por parte de la "mesa chica" del Episcopado: el arzobispo de Buenos Aires y vicepresidente primero del organismo, cardenal Mario Poli, y el obispo de Chascomús y secretario general del organismo, Carlos Malfa.

En ese sentido, Ojea subrayó que "para la doctrina social de la Iglesia, el trabajo no es una mercancía, sino que hace a la dignidad de la persona, es el gran ordenador de la vida" y reiteró que la Iglesia debe estar "junto a los pobres".

Diarios Argentinos móvil