La ONU denuncia “torturas” y “detenciones arbitrarias” en Venezuela

Según el Alto Comisionado para los derechos humanos, las fuerzas de seguridad y grupos paraestatales chavistas son responsables de la muerte de, al menos, 73 manifestantes.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos (ACNUDH) informó este martes que las fuerzas de seguridad venezolanas ha hecho “un uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva y detenciones arbitrarias” contra manifestantes y detenidos. Además, la agencia dependiente de la Organización de Naciones Unidas (ONU) señaló que las fuerzas oficiales y otros grupos armados del Gobierno de Nicolás Maduro eran responsables de la muerte de, al menos, 73 manifestantes.

"Las entrevistas realizadas a distancia por un equipo de expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas sugieren que en Venezuela ha habido un uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva y detenciones arbitrarias contra los manifestantes. Las conclusiones del equipo indican la existencia de un patrón de otras violaciones de derechos humanos, que abarcan allanamientos violentos de viviendas, torturas y malos tratos a las personas detenidas en relación con las protestas", apuntó el organismo en un comunicado.

Zeid Ra’ad Al Hussein, alto comisionado para los derechos humanos de la ONU, subrayó que “estas violaciones ocurren en plena ruptura del Estado de derecho en Venezuela, con ataques constantes del Gobierno a la Asamblea Nacional y a la Oficina de la Fiscal General”. Consignó, además, que “la responsabilidad de las violaciones de derechos humanos registradas corresponde a los más altos niveles del Gobierno”. Estas conclusiones surgen de un informe preliminar conducido por la ACNUDH durante los meses de junio y julio.

“Varios centenares de personas han sido arbitrariamente detenidas, muchas de ellas han sufrido tratamientos agraviantes e, incluso, torturas, y luego fueron puestas a disposición de tribunales militares y no civiles”, profundizó Ra’ad Hussein. De acuerdo con el relevamiento provisorio, las fuerzas de seguridad del Gobierno bolivariano causaron la muerte de, por lo menos, 46 manifestantes, mientras que los grupos armados paraestatales provocaron 27 decesos.

El lápiz verde