La UIF había recibido una advertencia, pero no investigó a Arribas

A pesar de haber sido informada en abril de 2016 sobre los pagos que realizó un operador de la firma brasileña Odebrecht al actual jefe de la AFI, el organismo decidió no advertir a la Justicia.

Luego de la información revelada sobre el pago por parte de un operador de Odebrecht, la constructora brasileña investigada por coimas, al jefe de la AFI, Gustavo Arribas, se conoció que la Unidad de Información (UIF) había recibido una advertencia y datos sobre las cinco transferencias de cerca de US$600 mil realizadas en 2013, pero decidió no investigar al funcionario de Mauricio Macri.  

Según lo consignado por el diario La Nación, el organismo encargado de investigar los delitos financieros, como el lavado de activos, recibió una alerta desde el exterior en abril del año pasado por esas cinco transferencias, realizadas por un operador de Odebrecht, Fernando Meirelles, a una cuenta de Arribas en un banco suizo.

Sin embargo, la unidad antilavado, que lideran Mariano Federici y María Eugenia Talerico, ambos nombrados por Macri, decidió no investigar al actual jefe de inteligencia del Gobierno. Ni siquiera consideró informar a la Justicia por esos extraños pagos, salidos a la luz con la explosión del escándalo de corrupción Lava Jato, que involucra a varias firmas brasileñas, entre ellas Odebrecht.

Ante las repercusiones que provocó la información, Arribas emitió un comunicado en el que negó haber recibido esos pagos, que sumarían US$ 594.518, y solo reconoció una de las transferencias, la cual atribuyó a la compraventa de un inmueble de su propiedad de la Ciudad de San Pablo. Además, acusó al periodista Hugo Alconada Mon, autor de la investigación, de pretender involucrarlo en el Lava Jato “de manera antojadiza y temeraria”.

Ante la consulta de La Nación, desde la UIF, lejos de aclarar esa decisión de no investigar el caso, se limitaron a responder que "habiendo revisado la normativa vinculada a nuestro deber de secreto, no corresponde que se haga ningún comentario sobre el tema de consultas".

Ayer, tras la publicación del caso, dirigentes aliados y de la oposición como Elisa Carrió, Graciela Ocaña y Margarita Stolbizer pidieron al Gobierno que investigue al jefe de la AFI y que se lo remueva de su cargo. 

El descargo de la UIF

Buenos Aires, 12 de enero de 2017

ACLARACIÓN DE LA UIF SOBRE SU FUNCIONAMIENTO

En  función  de  las  estrictas  leyes  vigentes  que  rigen  la  actividad  de  la  UIF,  esta  institución  no  informa nunca  a  terceros  fuera  de  su  ámbito  si  recibió  o  no  información  vinculada  a  un  caso,  ni  si  habiéndola recibido inició una tarea de análisis, ni el estado en el que la misma pudiese encontrarse. Ello en razón de que conforme al Art. 22 de la Ley 25.246 (que regula la actividad de la UIF) "los funcionarios y empleados de la UIF están obligados a guardar secreto de las informaciones recibidas en razón de su cargo, al igual que de las tareas de inteligencia desarrolladas en su consecuencia, y que revelar informaciones fuera del ámbito de la UIF se encuentra penado con prisión.

Lo  que  si  la  UIF  puede  afirmar  es  que,  por  primera  vez  desde  su  creación,  la  Institución  funciona  de manera plenamente autónoma, sin injerencias indebidas por parte del gobierno, la política, o intereses sectoriales, tal como lo requieren los estándares internacionales y la Ley Argentina. Para  fines  de  un  adecuado  entendimiento  de  su  funcionamiento  operativo,  la  UIF  considera  oportuno recordar que el art. 19 de la Ley 25.246 indica, que solo "cuando la UIF hubiese agotado el análisis de una operación  reportada  y  surgieren  elementos  de  convicción  suficientes  para  confirmar  su  carácter  de sospechosa  de  lavado  de  activos  o  de  financiación  del  terrorismo  en  los  términos  de  la  ley,  es  cuando debe  poner  los  mismos  en  conocimiento  del  Ministerio  Publico  Fiscal  a  los  fines  de  establecer  si corresponde ejercer la acción penal".

Por  lo  tanto,  sacar  conclusiones  sobre  lo  que  pudo  haber  recibido,  hecho,  o  dejado  de  hacer  la  UIF resulta  irresponsable  y  la  ansiedad  de  un  medio  de  comunicación  por  conseguir  impacto  con  sus denuncias no debe interferir en las investigaciones profesionales y técnicas que realizan las agencias de control con apego a la legalidad.Las  prácticas  poco  profesionales  de  este  organismo  en  el  pasado  minaron  la  confianza  de  sus  fuentes locales e internacionales, elemento central para su correcto funcionamiento, que esta nueva gestión está logrando restituir respetando el apego incondicional a la legalidad."

Diarios Argentinos móvil