Las dos Coreas dejan atrás la tensión y reabren el diálogo

Este martes iniciaron la primera ronda de conversaciones en dos años. Corea del Norte participará de los Juegos Olímpicos de Invierno de Seúl y habrá un canal de articulación militar bilateral.

Corea del Norte y Corea del Sur, divididas y distanciadas desde mediados del siglo XX, ingresaron en una etapa de deshielo y acercamiento en la relación bilateral. En la primera ronda de conversaciones formales en dos años, se alcanzaron dos resultados. Por un lado Pyongyang participará de los Juegos Olímpicos de Invierno que se desarrollarán en Seúl. Por el otro, se abrió un diálogo militar “para resolver las tensiones actuales”, según se consignó en un comunicado conjunto.

Mientras el líder norcoreano Kim Jong-un eleva la hostilidad hacia los Estados Unidos, parece resuelto a alcanzar un mayor entendimiento con su vecino del Sur. La decisión de Seúl de aplazar sus maniobras militares conjuntas con el ejército norteamericano propició una oportunidad única para reabrir el diálogo en la península.

Para Corea del Sur, la organización de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno, a los que bautizó “los juegos de la Paz”, representa un evento de primera magnitud que concitará la atención mundial. Es crucial por lo tanto asegurarse que la competencia deportiva se desarrolle con normalidad, sin temor a las amenazas bélicas norcoreanas. Gracias al reciente acuerdo, Pyongyang, que en 1988 ya boicoteó las Olimpiadas de Seúl, garantizó que enviará una delegación integrada “por atletas, funcionarios, animadores, artistas, hinchas y reporteros”, según indicó el comunicados.

La negociación incluye un diálogo entre ambos ejércitos para “evitar incidentes”, aunque aún no tienen fecha confirmada. Corea del Norte señaló que la agenda nuclear no será discutida con su par del Sur, porque la logística militar “solo está dirigida a Estados Unidos” y no a los “hermanos” en Corea del Sur, según apuntó la agencia Reuters.

El lápiz verde