Trump Presidente: cuáles son sus principales promesas de campaña

El republicano sobresalió durante la competencia electoral por su intención de construir un muro con México, girar hacia el proteccionismo y endurecer la política inmigratoria de los Estados Unidos.

Este mediodía Donald Trump se convertirá en el 45to presidente de los Estados Unidos. El republicano accede a la Casa Blanca con el objetivo de recuperar los trabajos industriales, reforzar las fronteras nacionales y endurecer la política inmigratoria. A continuación, un repaso de sus principales promesas de campaña.

Evitar que las compañías norteamericanas trasladen sus unidades de producción a otros países. Trump se presentó ante el electorado como un defensor de los puestos de trabajo, en especial de los del “cinturón industrial” del Medio Oeste. Durante la transición de gobierno amenazó a Ford y General Motors con aplicarle aranceles si desarrollaba nuevos planes de negocios en México.

Construir un muro en la frontera sur con México. Es quizá su promesa electoral más emblemática y polémica. Trump no sólo habló de una barrera física: también aseguró que México pagaría por ella. El tema dominó la campaña y la transición de gobierno y estará en la agenda en los primeros meses de la nueva administración.

Terminar con el Obamacare. El sistema de salud implementado por su predecesor es ampliamente rechazado por los republicanos y por el propio Trump. El magnate se encargó de aclarar durante la competencia electoral que la reforma sanitaria sería revertida en los primeros meses de gobierno.

Endurecer la política inmigratoria. Inicialmente el magnate inmobiliario se pronunció a favor de deportar a los indocumentados y de prohibir el ingreso de los musulmanes a los Estados Unidos. Con el correr del tiempo matizó esta postura, aunque nombró en puestos estratégicos a dirigentes “duros” en materia inmigratoria. Se espera, entonces, que Trump promueva mayores controles hacia aquellos que ingresen al país, así como sanciones más duras para los indocumentados.

Retirar a los Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico. El neoyorquino anticipó que retiraría a su país del tratado de libre comercio que negoció la administración de Obama con otras naciones de la cuenca del Pacífico y que aún pendiente de ratificación. Trump utilizó este tema como una bandera de su mensaje proteccionista.

Lograr un crecimiento del PBI del 4% anual. El presidente electo insistió durante la campaña que con él en la Casa Blanca la economía crecería al 4% anual, una cifra que representa alrededor del doble de lo que se expandió con Barack Obama. Sin embargo, fue renuente a explicar cuál era su estrategia de crecimiento, más allá de una revisión de los convenios comerciales.

Invertir en infraestructura para crear empleos. Trump planteó que la inversión en infraestructura (construcción y reparación de autopistas, puentes, sistemas de servicios públicos, entre otros) como medio para generar puestos de trabajo sería una prioridad de su gobierno. Entre los republicanos hay reparos por temor a que una política en este sentido agrave el déficit fiscal.

Reducir impuestos federales y a las personas. Es una de las políticas ampliamente apoyadas por la dirigencia republicana, partido que controla las dos Cámaras del Congreso y que con toda probabilidad aplicará reformas en este sentido.