Leo Grosso: "Para volver tenemos que cambiar"

El diputado del Movimiento Evita sostuvo que es necesario "construir una nueva mayoría" para ganar las elecciones de 2017 y 2019. Además, dijo que Macri tendría que "agradecer" la herencia que recibió.


Después del debate por la emergencia social dijo que el FPV se estaba equivocando en cómo encaraba su trabajo legislativo y que, de cara a las próximas elecciones, había que salir a buscar a sectores que no estaban, ¿se refiere a sectores que están fuera del peronismo o dentro del peronismo?

Nosotros creemos que este es un momento de defensiva popular. Hay una ofensiva de los grupos económicos, del sector más concentrado del capital en la Argentina, sobre los derechos de las mayorías populares, que tiene una traducción política en el PRO, un partido nuevo que se vende como moderno, como alternativa a los partidos tradicionales, pero que en realidad expresa los intereses que han gobernado este país durante la mayoría de estos 200 años. Inclusive hoy utilizando las mismas recetas que durante la dictadura militar, el menemato o De la Rúa mismo. Muchos funcionarios, de hecho, se repiten. En ese marco, creemos que hay que construir un proceso de reagrupamiento del campo nacional y popular. Y eso es con todos los sectores. Cuando decimos "reagrupar" o "construir una nueva mayoría" no lo circunscribimos a un partido político o a los espacios políticos , sobre todo a los espacios sociales. Eso es los espacios que eran parte del FPV y se fueron yendo, pero también los que son parte en el sindicalimo y las organizaciones sociales. Hay que construir un gran marco de espacios políticos y sociales para poder ser un poco más. Lo que construimos nosotros fue muy grande, pero no alcanzó, perdimos. Lo que tenemos que hacer es construir una nueva mayoría.

¿Pero dónde están esos sectores?

No se determina por suma de las partes. No es que nosotros vamos a juntar a toda la oposición como hicimos en el Congreso con la Ley Antidespidos o la Ley de Emergencia Social y logramos ganarle a Macri. No es lineal. En política es un poco más complejo. Ahí hay una tarea que tiene que ver con acompañar el proceso social y que la política exprese ese proceso. Si la política no logra expresar eso que pasa por abajo, la emergencia social, la preocupación de los sindicatos por los despidos, el ni una menos... Si la política no expresa eso, puede terminar en cualquier lado.

¿Y no estaba el FPV dispuesto a dar ese debate?

El FPV tenía una política que cargaba las tintas sobre los espacios de la oposición y no enfocaba solo sobre Macri. Eso es más diverso y tuvo que ver con un proceso de discusión que tuvo como resultado nuestra salida del bloque, pero esa discusión ya está superada. Nosotros tenemos que construir una nueva mayoría, y eso es algo nuevo. La contradicción principal en la Argentina no es Macri y el gobierno que tuvimos los últimos 12 años, la contradicción principal es Macri y el conjunto del pueblo argentino. Los que estuvieron en ese gobierno y los que no estuvieron en ese gobierno. Si entramos en esa contradicción parece que queremos volver a lo de antes. Y para volver, lo dijo Lula, tenemos que cambiar, tenemos que ser distintos, tenemos que reconstruir una nueva fuerza política.

¿Cómo se rompe esa lógica del FPV?

No me parece grave. Es un problema de la política y no es grave. Lo grave son los problemas de la gente. Si damos en el clavo en los problemas de la gente, la política se acomoda. Y los opositores van a ser realmente opositores y no oficialistas.

El Movimiento Evita tuvo críticas por la relación que construyó con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, ¿no corren el riesgo de que el Gobierno termine haciendo de la emergencia social una bandera propia?

Yo lo veo distinto. Pienso que la emergencia social o la discusión de la ley y el acuerdo al que se llegó con el Gobierno es el triunfo de David sobre Goliat (editar) Las organizaciones sociales expresan la fracción más empobrecida de la clase trabajadora argentina, y triunfaron y lograron imponer su agenda política no solo en todo en el arco opositor sino en el gobierno que representa al capital más concentrado y poderoso de la Argentina. La última fracción, la que menos relación tiene con el capital, venció a la fracción más concentrada del capital. El gobierno no quería tratar este tema, lo tiene que poner en extraordinarias porque hubo una mesa de negociación y porque al otro día iba a haber cortes en todo el país y ollas populares en la puerta del Congreso. Y porque se articuló la oposición.

¿Hay una deuda del Congreso con los sectores populares?

El Congreso está en deuda con el conjunto del pueblo argentino. Durante todo este año la mayoría de las leyes que se trataron fueron para arruinarles la vida a los argentinos y para garantizar las mejores condiciones de transferencia de recursos del conjunto del pueblo a las empresas. Todo lo que se ha tratado del Ejecutivo, que además ha conseguido amplias mayorías, fueron de espalda al pueblo argentino.

Dijo también que si el pueblo soportó esa transferencia y ese ajuste es porque el gobierno anterior dejó un "colchón formidable".

La bendita herencia le decimos nosotros a la herencia de la que habla Macri. Y bendita porque hay colchón social y porque eso hace que no estalle la situación. Y hay colchón social proque Cristina distribuyó 7 u 8 puntos del PBI de un año, entre un montón de medidas que tomó, en favor de los sectores populares y de los trabajadores en este país. Porque hubo 12 años de conquistas de derechos de las mayorías populares es que este gobierno puede ajustar sin tener un coletazo social tan rápidamente, de eso no tengo dudas. Yo les digo a los diputados del oficialismo que tienen que agradecer la herencia, porque si no este país hubiera estallado.

el_lapiz_verde