Lifschitz señaló que hay ánimo de diálogo entre los gobernadores

El gobernador de Santa Fe se mostró positivo respecto a la firma del consenso fiscal con el Gobierno nacional, pero no dio por seguro que se concrete este jueves como pretende Nación porque “son muchos los temas a analizar”.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, señaló hoy que hay ánimo de diálogo entre los gobernadores, por lo que se mostró positivo respecto a la firma del consenso fiscal con el Gobierno nacional, pero no dio por seguro que se concrete este jueves como pretende Nación porque "son muchos los temas a analizar".

En declaraciones a radio Milenium el mandatario provincial destacó que entre hoy y mañana habrá mucho diálogo para intentar acordar una posición común y contó que el propio presidente anunció en la reunión del jueves pasado que enviaría la reforma fiscal al Congreso.

"Va a haber mucho diálogo con los gobernadores entre hoy y mañana para poder unificar un criterio común, por lo menos entre la mayoría", subrayó.

"La pretensión del Gobierno es este jueves llegar a un acuerdo, lo veo un poco complicado porque son muchos temas que hay que analizar, yo no sé si todas las provincias vamos a tener las mismas posiciones. Lo que quedó claro es que ánimo de diálogo hay", enfatizó.

A la vez que detalló que entre los compromisos que el Gobierno reclama a los gobernadores hay una "rebaja de impuestos" y se lamentó por lo que consideró la posible "perdida de autonomía tributaria de las provincias".

"Una cosa es la disposición política que puede tener un gobernador en este momento -como puede ser mi caso- y otra cosa es comprometer a futuros gobernadores", advirtió sobre las intenciones del Gobierno de comprometer a las provincias a mantener conducta fiscal a largo plazo.

Por último, en el plano político, el mandatario socialista dijo que "no hay duda" de que el Gobierno salió fortalecido por "el respaldo electoral y el cambio de números en el Congreso", que logró en las elecciones de octubre último, aunque no le alcancen para tener mayoría propia. 

Sin embargo aclaró que "esto no quiere decir que la gente le haya dado un cheque en blanco" al Poder Ejecutivo.

El lápiz verde