Lo nuevo: niñeros de mascotas

Las mascotas son parte de la familia y es por eso cada día surgen nuevos servicios para animales domésticos. ¿Qué es un “sitter” de mascotas? ¿En qué consisten sus tareas?

Un servicio novedoso llegó a Argentina: un servicio de niñeros de mascotas. Una especie de guardería a domicilio que cuida a los animales domésticos cuando sus dueños se van de vacaciones.

Los “sitters” son niñeros de animales, ni más ni menos. Van a las casas de quienes los contratan para que los animales no tengan que sufrir el estrés de estar sin sus dueños en un ambiente desconocido. Juegan, los pasean, los alimentan y mantienen un contacto asiduo con los dueños a través de videos y fotos.

El servicio puede ser por día, con paseos tanto a la mañana como a la tarde en el caso de los perros o una o dos horas de compañía para los gatos. En el caso de elegir el servicio de jornada completa, el paseador también se queda a dormir. Según informó Perfil, los valores van desde los $ 90 hasta los $ 330.

“El argentino es muy mascotero, acá hay muchos perros y gatos”, dijo el responsable de Pet Sitters Argentina —una de las primeras guarderías a domicilio—, Pablo Gallego, a Perfil. “La mayoría de nuestros clientes son extranjeros que viajan, porque en otros países es más común este tipo de servicio”, explicó.

La clave es la confianza, así lo entiende Gallego al explicar cómo fue creciendo su negocio. “Al principio empezamos con amigos y conocidos y con la web y el Facebook se empezó a sumar más gente a partir de las recomendaciones que nos hacían”, agregó.

La mayoría de los clientes son dueños de más de un animal que optan por este servicio no solo por lo “personalizado” de la atención sino porque el clásico servicio de guardería implica una logística y valores elevados. Ni hablar si en la casa hay perros y gatos, ahí los “petsitters” son una buena alternativa en cuanto a costos.

Misha Gildenberger es responsable de Roma, guardería de perros y gatos, desde hace dos años. Cuenta que arrancó con el emprendimiento cuando conoció a una chica que lo hacía en Nueva York y quiso traerlo para acá. La joven de 32 años es rescatista, enfermera veterinaria y adiestradora, trabaja por zona norte y Capital, y por lo general se muda a la casa de los animales que cuida. “Muchos perros y gatos se estresan con los cambios; es mucho más beneficioso dejarlos en su casa. Ahora una chica se va tres semanas de vacaciones y me mudo a su casa a cuidarle el perrito. Mudarme o no depende de cada cliente; generalmente prefieren eso, porque algunos animales duermen acompañados, o tienen una rutina especial de paseo. Si no comen me ocupo de cocinarles, me adapto a la rutina del animal”, dijo en diálogo con Perfil.

La forma de hacerse conocidos es el boca a boca pero también las redes sociales. Facebook o Instagram son excelentes aliados para este tipo de emprendimientos. Los promotores del novedoso servicio están en contacto todo el tiempo con los dueños de las mascotas que cuidan y hasta necesitan generar un buen vínculo. Es que en Argentina, ocho de cada diez personas tienen mascotas y es uno de los países más pet-friendly del continente. Restaurantes, medios de transporte, lugares de veraneo y ahora niñeros forman parte de la tendencia de ofrecer servicios a los más mimados de la familia.