Los privilegios de Avianca, detrás de la renuncia de Costantini

La ex CEO de General Motors se oponía a convalidarle beneficios en su desembarco al mercado local, tal como pide la Casa Rosada. Los vínculos entre la empresa colombiana y la familia Macri.

Más allá de las tensiones presupuestarias que aquejan a la empresa, la salida de Isela Costantini de Aerolíneas Argentinas obedece a divergencias profundas con la orientación que encumbrados funcionarios del Gobierno le quieren dar al mercado aerocomercial. La ex CEO de General Motors se oponía al desembarco privilegiado de Avianca, empresa colombiana con vínculos con la familia Macri, en la plaza local. Esta diferencia implicó la eyección de Isela del sector público.

Costantini se iba a oponer en la audiencia pública del próximo martes a que la autoridad reguladora accediera al pedido de autorización de distintas empresas para operar en el país. Esta posición chocaba contra los intereses del círculo próximo de la Casa Rosada, favorables a la instalación de Avianca.

Según el periodista de Clarín Marcelo Bonelli, Isela se negó consistentemente a avalar los beneficios que desde el Gobierno prevén otorgarle a la compañía colombiana, y eso motivó su precipitada renuncia. El vínculo entre Avianca y Macri es diáfano. En marzo, la empresa Avianca compró MacAir, la aerolínea de la familia Macri, con la intención de empezar a operar en el mercado doméstico. La firma del padre del Presidente, Franco, era dirigida por Carlos Colunga, actual vicepresidente de Avian Líneas Aéreas, la subsidiaria de Avianca que adquirió 12 aviones con la pretensión de hacer vuelos comerciales en el país. Colunga es, además, un hombre de máxima confianza del Presidente.

Más aún: la adquisición de MacAir por parte de Avianca fue patrocinada por el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, funcionario de llegada directa con Macri. Con su oposición al desembarco vip de la empresa colombiana, Isela se granjeó la antipatía de hombres muy influyentes de la Casa Rosada.

El martes próximo, en la audiencia pública, también se tratará el otorgamiento de nuevas rutas a firmas “low cost” como FlyBondi, una iniciativa promovida por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. La ex número uno de General Motors veía en esa maniobra una competencia excesiva para Aerolíneas Argentinas. Al parecer, Isela se granjeó la antipatía de demasiados hombres influyentes de la Casa Rosada, lo que finalmente determinó su apartamiento de la aerolínea de bandera.