Lousteau comparó a Cambiemos con el kirchnerismo

El exembajador en Estados Unidos y precandidato a diputado nacional por el frente ECO cuestionó el accionar del partido oficialista y disparó: “Se encierra y se pone cada vez más soberbio”.

Martín Lousteau volvió a criticar a Cambiemos por su posición a la hora de negarle la posibilidad de participar de las PASO dentro de ese espacio político. El exembajador en Estados Unidos por la alianza oficialista aseguró, en diálogo con Radio La Red, que los principales dirigentes del frente “rompieron la posibilidad de discutir que las decisiones se implementen mejor en Buenos Aires”.

El precandidato a diputado nacional por Energía Ciudadana Organizada (ECO) recordó a la audiencia que el PRO “gobierna la ciudad hace más de 10 años”, y pidió que lo voten para “auditar” a la administración del actual jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quien —aseguran— sería uno de los principales opositores a que Lousteau “juegue” dentro de Cambiemos.

En este sentido, el exministro de Cristina Kirchner dijo sobre el oficialismo: "Si Cambiemos se torna cada vez más en PRO, se encierra y se pone soberbio para tomar decisiones en la Ciudad o en la Nación, prefiero estar de un lado de crítica constructiva, señalando las cosas para ver si puedo contribuir a que las decisiones se implementen mejor".

A su vez, quiso diferenciar su forma de hacer política —no se considera un opositor, sino que presenta sus críticas como un aporte al gobierno actual— de la de Cristina Fernández de Kirchner, a la vez que insinuó puntos en común entre el kirchnerismo y el PRO. "Lo que hace la expresidenta es oposición. No propone una situación alternativa, no diagnostica el problema y, entonces, ataca la solución. La respuesta del Gobierno cuando se equivoca también es parecida. Es: 'Bueno, pero entonces si vos no estás de acuerdo con lo que yo estoy haciendo, estás votando al kirchnerismo'", advirtió.

"Yo creo y tengo fe en algo, pero eso no quiere decir que estoy inhabilitando todo el tiempo al otro, que no se puede dialogar con el otro", concluyó conciliador.



El lápiz verde