Fornoni: "Todos perdieron imagen, no solo Macri"

En diálogo con El País Digital, la directora de Management & Fit señaló que si bien el jefe de Estado “pierde aprobación de gestión”, no hay dirigentes que estén capitalizando este momento político.


La consultora Mariel Fornoni, de Management and Fit, indicó que la imagen negativa del presidente Mauricio Macri ha ido en ascenso con el correr de los meses y que eso “tiene que ver fundamentalmente con las cuestiones de la gestión de gobierno”. En diálogo con El País Digital, analizó además el futuro del peronismo y las perspectivas de la eventual alianza entre Sergio Massa y Margarita Stolbizer.

- Muchas encuestas muestran que por primera vez la imagen negativa de Macri es superior a la positiva, ¿es así?

Lo que hay que hacer es seguir un mismo número, porque muchas veces se miden diferentes números con diferente escala, diferentes alcances territoriales, etcétera. Nosotros en términos de aprobación de gestión, que es la pregunta dura, tenemos 43% de aprobación contra 42% de desaprobación. ¿Cómo fue la evolución desde que comenzó esta gestión de gobierno? En enero, que fue la primera medición, lo teníamos con 49% y el mes más alto fue marzo con 51%. Hoy estamos en 42%, es decir que esa ha sido la pérdida. Algo similar pasa en términos de imagen, donde se mezclan otro tipo de cuestiones: simpatía, afinidad personal, antipatía. Puede no gustarme tanto y sin embargo aprobar su gestión. No ha caído tanto su imagen positiva pero sí creció su imagen negativa, creció su núcleo de resistencia. En el ranking de imagen positiva Macri estaba en el 3° o 4° lugar y hoy está en el 7°.

- ¿Eso es estrictamente por su gestión de gobierno o hay influencia del kirchnerismo?

Lo que veo es que la imagen tiene que ver fundamentalmente con las cuestiones de la gestión de gobierno. Hoy lo que nosotros vemos es que no hay nadie que capitalice el descontento. Macri pierde imagen y aprobación de gestión, pero todos los dirigentes cayeron. A excepción de Carrió y Stolbizer, que crecen producto de que hoy una de las principales preocupaciones es la corrupción y ellas embanderan esta problemática. Salvo esos casos, todos han perdido imagen al igual que el Gobierno. No es que la oposición esté haciendo algo. De hecho si miramos exclusivamente al kirchnerismo, le da incluso aire al gobierno. Cada vez que sale Moreno, cada vez que sale Máximo Kirchner o un referente del kirchnerismo puro, ayuda al Gobierno más que ponerlo en una situación de compromiso.

- ¿Y cómo percibe la gente a la renovación peronista?

Por ahora estamos midiendo distintos dirigentes, no alianzas. En nuestra última medición no había sucedido esta reunión. Sí medimos algunos dirigentes y, en términos de imagen, los más cercanos al kirchnerismo tienen saldos de imagen negativa altos. Si miramos el peronismo en una visión muy amplia, el dirigente que mejor imagen tiene, de los que nosotros medimos, es Sergio Massa. Y en términos de saldo de imagen negativa, pero no tan alta, está Scioli y le sigue Cristina. El resto del entorno tiene imagen negativa muy alta.

- ¿La caída de Scioli es por haberse acercado cada vez más al kirchnerismo?

La caída en términos de imagen tiene que ver con la caída del espacio en su conjunto y también con haber perdido la elección. Ahí hay un efecto, así como hubo un efecto de crecimiento y de espuma a favor de Macri que después baja y se normaliza. Seguramente también la de Scioli volverá a normalizarse.

- Las encuestas en general muestran que cada vez que Cristina aparece cae su imagen. ¿Le va mejor cuando está alejada?

Durante su gobierno pasó algo similar: cuantas más cadenas había, cuanto más estaba en los medios, cuanto más aparecía, tal vez por el estilo confrontativo, generaba mucho rechazo. Ya en su gobierno, cuando Cristina no aparecía su imagen mejoraba. Fuera del gobierno pasa lo mismo. Nosotros la tuvimos despidiéndose del gobierno con un saldo de imagen de cero: igual cantidad de imagen positiva que negativa. Cuando hizo su primera aparición, el saldo bajó a menos diez y a partir de ahí no lo ha podido recuperar. Es cierto que cuando ella aparece produce un efecto en determinados sectores que es contraproducente y que no la ayuda en términos de imagen.

- Y con respecto al peronismo en general, ya que lo incluyó a Massa, ¿sigue siendo el espacio con el que se identifica la mayor cantidad de personas que dicen identificarse con algún partido?

La gente en general no se siente identificada con un partido, la amplia mayoría dice que es apolítica o que va mirando de acuerdo a las circunstancias. Siempre el peronismo tuvo una mayoría en términos de los que se identificaban, también porque fuera del radicalismo solo hubo alianzas circunstanciales. Hoy, cuando preguntamos por esto, la gente no sabe muy bien qué significa el peronismo, porque está en plena reconstrucción. También porque hay dirigentes peronistas esparcidos por diferentes espacios. La crisis que sufre la dirigencia es una crisis de identidad que también sufren los simpatizantes.

- Pero el gobierno intenta sumar dirigentes de ese espacio porque sabe que la pelea fuerte del año que viene, que es la Provincia de Buenos Aires, la va a tener que dar con dirigentes de ese espacio dentro de Cambiemos.

A partir de este año y después de lo que pasó con los últimos casos de corrupción, sobre todo con el caso López que fue muy escandaloso, se aceleró todo el proceso de reconstrucción del peronismo, que tendría que haberse dado más hacia fines de año. Pero después de todos estos casos el peronismo quiso despegarse del kirchnerismo, que era donde quedaba la bandera de la corrupción. Y esto también aceleró el proceso dentro del propio Cambiemos, que no tenía pensado acercarse al peronismo hasta el año que viene, más cerca de la elección.

- Los casos de Stolbizer en 2015-2016 y Carrió en 2011-2012 son similares en términos de que ambas hicieron una muy mala elección presidencial y al año siguiente se transformaron en figuras electorales de peso, ¿por qué se da ese fenómeno?

Hay algunos dirigentes que en general han tenido mejor performance en elecciones legislativas que ejecutivas. Pero son situaciones diferentes las de Carrió y Stolbizer. Hoy las dos crecen en términos de imagen fundamentalmente porque son abanderadas de atacar hechos de corrupción, que es un tema grave para gran parte de la ciudadanía. Por eso son figuras buscadas para acompañar. Como cuando buscan una mujer para humanizar al candidato, acá las buscan para transparentarlos. Más allá de los resultados electorales.

- Massa y Stolbizer parecen tener, en principio, electorados distintos, ¿no pueden terminar perdiendo los dos con esa alianza?

Hay que ver cómo esa alianza evoluciona en el tiempo, en principio es un acuerdo para "colaborar con la gobernabilidad". Gran parte de los votantes de Massa votó a Macri en el balotaje, y también gran parte de la baja que tuvo Stolbizer fue porque a último momento ese voto se transformó en un voto útil hacia Macri. Compartieron electorado. A veces la gente siente que tiene que acompañar un liderazgo más allá de si uno lo pudiera ver estrictamente dentro de lo ideológico. Para hacerle frente al kirchnerismo, terminaron votando a Macri.


Diarios Argentinos móvil