La CTA cuestionó la frase del secretario de Empleo: "Los CEO están de fiesta"

Pablo Micheli, titular de la central Autónoma, calificó como "brutal" la declaración de Ponte, quien sostuvo que incorporar y despedir personas es como "comer y descomer". Duras críticas al Gobierno y la CGT.

El titular de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) Autónoma, Pablo Micheli, advirtió hoy que para concretar la flexibilización el Gobierno necesita "tener alguna complicidad sindical" y calificó de “brutal” la declaración del secretario de Empleo, Miguel Ángel Ponte, quien dijo que incorporar o despedir personas es tan natural como “comer y descomer”

“Acá tiene que haber una presencia de las centrales sindicales fuerte y digna para decir acá no van a avanzar en una reforma laboral que signfique más pobreza para los jóvenes, menos futuro para los jóvenes y desgracia para los más grandes", reclamó el sindicalista en declaraciones a radio 10.

Micheli apuntó contra Ponte, ex Techint, quien ayer en una polémica frase sostuvo que “entrar y salir del mercado laboral hace a su esencia, es como comer y descomer”. “Están de fiesta los empresarios, los CEOs que están en el Gobierno, porque están avanzando para lo que fueron a ocupar esos lugares, van con un plan concreto", denunció el titular de la CTA.

Sobre ese punto, afirmó que el objetivo del Gobierno consiste en "flexibilizar las condiciones laborales antes que te despidan" y afirmó que las palabras del funcionario del Ministerio de Transporte son igual de “brutal como es el modelo que llevan adelante”.

"El CEO de Techint está chocho porque, bueno, es lo que siempre soñaron y nunca podían hacerlo por un gobierno electo por el voto del pueblo", ironizó el líder de la central gremial, y cuestionó que el Gobierno insista "con viejas metodologías que dieron resultados terribles en este país".

En ese sentido, apuntó contra las medidas planteadas por el equipo económico de Macri que en el pasado sólo beneficiaron "a los empresarios, a los grupos concentrados de la economía que lograron así, lisa y llanamente, hacerse la América a costa de una gran conflictividad en el país”, la cual “terminó en una situación como la que conocemos de diciembre de 2001", recordó.

Además, Micheli cuestionó a la CGT por su “complicidad” frente a las medidas tomadas por la gestión de Macri que afectan a los trabajadores y remarcó que la flexibilización laboral "no se puede parar" en un "clima de paz social". “Ese es un concepto mal utilizado generalmente por los gobiernos o los empresarios que quieren arrimar agua para su molino sin que nadie le perturbe esa situación", denunció.