Murió otro joven que asistió a la fiesta electrónica de Arroyo Seco

Lucas Liveratore, de 34 años, fue hallado sin vida luego de haber ido al boliche Punta Stage, donde también estuvo Giuliana Maldován, la chica de 20 años que falleció por supuesto consumo de drogas sintéticas.

Un hombre de 34 años murió este domingo en su casa de la ciudad de San Nicolás, poco después de haber participado de la fiesta del 31 de diciembre del boliche Punta Stage, de la localidad santafesina de Arroyo Seco, donde también falleció una joven de 20 años que habría consumido drogas sintéticas.

De esta forma, podría tratarse de la segunda muerte vinculada a la fiesta electrónica, luego de conocerse el caso de Giuliana Maldován, la chica de 20 años que tuvo que ser asistida en el boliche y falleció luego en el hospital Provincial.

El hombre fue identificado como Lucas Liveratore, quien fue hallado sin vida en su casa por familiares el primero de enero, horas más tarde de haber regresado de Punta Stage, donde se llevó a cabo la fiesta electrónica en la que tuvo que ser atendida Maldován luego de descompensarse.  

Según la reconstrucción realizada por el diario El Norte de San Nicolás, Liveratore fue a la fiesta en la noche del 31 de diciembre con un grupo de amigos y en un momento dijo que no se sentía bien, pero poco después se recompuso y permaneció en el lugar hasta la madrugada del primero de enero. Luego, volvió a su casa de San Nicolás, y horas más tarde fue encontrado muerto en su cama por familiares.

Fuentes consultadas por ese medio local señalaron que podría haber muerto por un paro cardiorrespiratorio, como consecuencia de una deshidratación severa y un posible edema cerebral, un cuadro que podría deberse a la ingesta de drogas de diseño, tal como ocurrió con la chica de 20 años, según la información médica.

Personas que asistieron a la fiesta en Punta Stage denunciaron que la capacidad del lugar estaba excedida y que, en un momento de la noche, el local se quedó sin botellas de agua, a pesar del calor. La Justicia decidió clausurar de forma preventiva el boliche para llevar adelante la investigación de la muerte de Maldován, a la que podría sumarse la de Liveratore.  

El intendente de Arroyo Seco, Nizar Esper, confirmó que Punta Stage estaba habilitado como “boliche bailable, pero no para organizar fiestas electrónicas”. Y anunció que, tras la muerte de la chica de 20 años, se decidió clausurar el espacio por 60 días.