México no pagará el muro de Trump, al menos por ahora

El presidente electo planea financiar su construcción con dinero de los contribuyentes norteamericanos. Pero esta mañana indicó que el país vecino “pagará más tarde” su realización.

La construcción de un muro en la frontera sur con México fue una de las grandes promesas de campaña de Donald Trump, quien repitió en diversas oportunidades que la barrera sería costeada por el país vecino. Según informó la cadena CNN, el equipo de transición del presidente electo planea financiar “el Gran Muro” con fondos de los contribuyentes estadounidenses. “Será pagado por México más tarde”, retrucó esta mañana por Twitter Trump.

El republicano culpó a la prensa “deshonesta” por desvirtuar su plataforma de gobierno, aunque en esencia no negó la información que trascendió en los medios. “La prensa deshonesta no informa que cualquier dinero gastado en la construcción del Gran Muro (por cuestiones de rapidez) será pagado por México más tarde”, tuiteó el dirigente que asumirá la primera magistratura de los Estados Unidos el próximo 20 de enero.



La CNN consignó, en base a fuentes del Congreso, que Trump ya contactó a los líderes parlamentarios para reunir los fondos necesarios para la construcción del muro. Apelaría, así, a una ley de 2006, impulsada por George W. Bush, orientada a erigir una “barrera física” de 1.100 kilómetros en la frontera sur. Como durante la presidencia de Barack Obama dicha ley no se instrumentó, pero tampoco espiró, Trump ya tiene allanada la vía legal.

De seguir este esquema, México evitaría tener que pagar el muro fronterizo, tema controvertido que fue hablado durante la visita del magnate republicano al país del sur durante la campaña electoral, donde fue recibido por el presidente Enrique Peña Nieto.

Mientras tanto, la noticia de que el “Gran Muro” sería financiado con dinero estadounidense fue criticada por el Comité Legislativo Demócrata. “Los legisladores republicanos y Donald Trump no perdieron el tiempo en romper su promesa con sus votantes, preparándonos a perder cuantiosos recursos de los contribuyentes norteamericanos en un muro irrealizable, en vez de enfocarse en renovar nuestra desmoronada infraestructura, crear trabajo y mejorar nuestra seguridad nacional”, señaló su vocero, Tyler Law.