Obama dio su último discurso como presidente

Tras ocho años, el demócrata brindó sus últimas palabras como mandatario ante 18 mil personas. Enumeró algunos de sus logros, prometió un traspaso "pacífico", pero dejó varios mensajes a Trump.

Entre lágrimas, Barack Obama brindó su último discurso como presidente de Estados Unidos, en el que destacó los logros alcanzados durante sus ocho años de mandato, habló de los próximos desafíos del país y se comprometió a realizar una transición pacífica en el traspaso de poder al republicano Donald Trump.


Ovacionado por unas 18 mil personas que se hicieron presentes en el centro de convenciones MacCormick Place de la ciudad de Chicago, Obama aseguró que el país “es un lugar mejor y más fuerte” que ocho años atrás, cuando llegó a la Casa Blanca, y agradeció a los estadounidenses por hacerlo un “mejor mandatario” y un “mejor hombre”.

En un largo y emotivo discurso, enumeró algunos de sus logros durante sus dos presidencias, como lograr revertir la crisis financiera de 2008, salvar a la industria automotriz, crear empleo, reanudar las relaciones con Cuba, cerrar el programa nuclear de Irán, acabar con Osama Bin Laden, aprobar el matrimonio homosexual o garantizar un seguro de salud para 20 millones de ciudadanos, conocido como Obamacare.

El mandatario saliente sostuvo que si hace ocho años les hubiera prometido a los estadounidenses que iban a lograr todo eso, le podrían haber dicho que había planteado metas demasiado altas. “Pero eso es lo que hicimos. Eso es lo que hemos hecho. Ustedes fueron el cambio. Ustedes respondieron a las esperanzas de la gente, y, gracias a ustedes, Estados Unidos es un lugar mejor y más fuerte que cuando empezamos”, expresó.

En ese sentido, destacó que “hoy la economía está creciendo otra vez: sueldos, ingresos y las jubilaciones están subiendo otra vez; la pobreza también está disminuyendo”, y, diferenciándose de uno de las principales propuestas de Trump, aseguró que “los ricos están pagando un justo porcentaje de impuestos incluso mientras el mercado bursátil está marcando récords”.

A pesar de las marcadas diferencias con el magnate, Obama prometió una transición “pacífica” con el gobierno republicano, que asumirá el 20 de enero. “Yo me comprometí con el presidente electo Trump que mi administración asegurará la transición de una forma amigable, como el presidente Bush lo hizo conmigo. Porque está en todos nosotros asegurarnos que el gobierno puede ayudar a todos los desafíos a los que nos enfrentamos”, manifestó.

Sin embargo, dejó algunas advertencias para el nuevo presidente y llamó a la unidad de los ciudadanos: “Estados Unidos tiene un gran potencial, pero ese potencial sólo podrá desarrollarse si nuestra democracia funciona, sólo si nuestros políticos reflejan de mejor modo la decencia de nuestro pueblo, sólo si todos nosotros, independientemente de la afiliación partidaria, ayudamos a restaurar el sentido del objetivo común que tanto necesitamos ahora”.

También defendió la posición que Estados Unidos tomó en el plano internacional bajo su mandato y remarcó la necesidad de que el país se mantenga “vigilante, pero no asustado” en la esfera mundial, frente a las intenciones de las otras dos potencias más importantes para quitarlo del lugar que hoy ocupa. 

Rivales como Rusia o China no pueden superar nuestra influencia en todo el mundo, a no ser que renunciemos a lo que defendemos, y nos convirtamos en otro país grande que abusa de sus vecinos más pequeños”, afirmó. 

Por otro lado, colocó el cambio climático como uno de los desafíos más importantes y cuestionó la postura de Trump, quien puso en duda la “veracidad” del calentamiento global. “Podemos y debemos discutir sobre la mejor forma de abordar el problema. Pero simplemente negar el problema, no solo traiciona a futuras generaciones, sino que también traiciona el espíritu esencial de nuestro país”, sentenció.

Otro tema que tocó el mandatario fue el problema de la discriminación racial en la sociedad norteamericana, que tomó un mayor volumen de violencia desde la elección que ganó Trump, famoso por comentarios con esas características. 

La raza sigue siendo una cuestión divisiva en nuestra sociedad. No estamos donde debemos estar (…) Los poderosos van a seguir aprovechándose en sus enclaves privados.  Si vamos a hablar de la raza tenemos que seguir con las leyes contra la discriminación. Pero las leyes no serán suficientes. Los corazones tienen que cambiar”, explicó.

Por último, en el momento más emotivo de su discurso, Obama hizo un agradecimiento especial a su familia. “Michelle, hiciste de la Casa Blanca la casa de todos. Eres el modelo a seguir”, le dijo a su esposa, para luego dejarle un mensaje entre lágrimas a sus dos hijas, Sasha y Malia: “De lo que me siento más orgulloso es de ser su padre”.

El lápiz verde