Panorama electoral de River

Los socios de River Plate se preparan para elegir presidente el próximo 3 de diciembre. Todo indica que Rodolfo D'Onofrio conducirá los destinos del club por otros cuatro años. Las internas y los choques con Mauricio Macri. Por Eduardo Cantaro.

Nada parece detener la reelección de Rodolfo D'Onofrio para seguir al frente del Club Atlético River Plate hasta diciembre de 2021. Luego de una etapa oscurísima entre las presidencias de José María Aguilar y de Daniel Passarella, con descenso a la Primera B Nacional incluido, D'Onofrio logró sacar al club de su más temida pesadilla y, en apenas dos años, lo volvió a poner al frente.

Ni bien asumió a fines de 2013, reemplazando a Daniel Passarella, sostuvo a Ramón Díaz como entrenador y, aunque no era de su agrado, lo hizo porque el riojano era "el técnico más ganador de la historia". En el primer campeonato de D'Onofrio como mandamás millonario, el equipo de Ramón obtuvo el Torneo Final 2014.

Antes del último encuentro del torneo, surgió un entredicho por la supuesta relación entre Ramón y la barra brava de River, Los Borrachos del Tablón, que hizo que el técnico abandonara el club de manera abrupta: "Dedicate a hablar de fútbol y no de la barra", le dijo D'Onofrio al DT, para luego declarar ante los medios: "Yo le tengo que creer a Ramón cuando dice que no tiene vínculo con la barra".

La relación entre ambos era mala y Ricardo Gareca sonaba como reemplazo para dirigir a los jugadores de la banda. Tras quedarse con el título, Díaz dejó su cargo y se retiró como el hacedor del primer título en primera tras el retorno a la Primera División.

La sorpresa fue que en reemplazo del riojano asumió Marcelo Gallardo, que había dado sus primeros pasos en Nacional de Montevideo. Con el Muñeco, River ganó la Copa Sudamericana 2014 (con eliminación a Boca en semis), la Recopa Sudamericana 2015, la Suruga Bank 2015, la Copa Libertadores 2015 (con eliminación a Boca en octavos) y la Recopa Sudamericana 2016. También se hizo de la Copa Argentina 2015/16.

Si bien en 2017 el club se quedó fuera de la Libertadores en la semifinal, perdió el superclásico ante Boca y está en una especie de conflicto con la CONMEBOL, la reelección de Rodo nunca estuvo en riesgo: según sondeos, lograría más del 65% de los votos de los socios, justificado con la gran remontada del club durante su vigente primer mandato.

No solo D'Onofrio renovaría su cargo, sino que también lo haría su vicepresidente primero, Jorge Pablo Brito, director financiero del Banco Macro, entidad cuyo dueño es su padre, Jorge Horacio Brito. También renovarán varios vocales titulares, entre ellos, Fernando Guarini, de la Agrupación Caravana Monumental; Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad del Ministerio de Seguridad de la Nación, y hermano de Alejandro Burzaco, el exdirector de la empresa Torneos, implicado por los casos de corrupción de FIFA y que será sentenciado el 21 de noviembre.

La segunda vicepresidencia será ocupada por el empresario del PRO, ex CEO de IBM Guillermo Cascio. El "mano derecha" de D'Onofrio sufrió hace unos años un escrache del personal del Banco Ciudad, por una serie de despidos, los cuales también había dejado en su paso por IBM.

Tres listas más competirán por la presidencia de River, que apuntan al segundo lugar para erigirse como la principal fuerza opositora y así ocupar las 5 vocalías que tiene la oposición. La lista 2 es liderada por Leonardo Barujel (abogado de profesión, exasesor presidencial de José María Aguilar), con el empresario de medios Carlos Ávila como vicepresidente primero y Orlando Di Pino cerrando el trinomio. Desde las demás fuerzas aseguran con coincidencia absoluta que: "Barujel va a sacar muy pocos votos".

Antonio Caselli, hijo de Esteban Caselli, exembajador en la Santa Sede durante el gobierno de Carlos Menem, encabeza la Lista 3 (Primero River) y es quien aspira a quedarse con la primera minoría. Secundado por Juan Pablo Armendáriz y Luis Belli, tiene la figura de David Trezeguet para reemplazar a Enzo Francescoli como mánager deportivo.

Caselli es una importante figura política dentro del club y en su haber hay dos elecciones, en las cuales terminó tercero (2009) y segundo (2013). Ligado al peronismo menemista y al Opus Dei, es una de las pocas personas "despreciadas" por el papa Francisco: "En realidad, Bergoglio no tiene buen concepto de toda la familia Caselli", le aseguró a El País Digital una fuente del club, que agregó: "El Papa los odia, tanto a ellos como a (Sergio) Massa".

Los vocales titulares que ocuparían el lugar por la primera minoría, de terminar segunda la lista, son: Juan Nápoli, Luis María Cejas, Ricardo Morato, Carlos Rinzelli y Fabián Pesce. Caselli tentó al director del diario deportivo Olé, Leonardo Farinella, para que lo acompañe en la primera vicepresidencia, pero el periodista, agradecido, le dijo que no.

La Lista 4 es encabezada por el doctor Carlos Trillo, quien no llegó a un arreglo con Barujel y decidió ir por su cuenta. Desde el casellismo denuncian que la lista de Trillo es una colectora de D'Onofrio. Expresidente del Departamento Médico de River Plate, el cirujano es acompañado por Sergio Oñate y por Elda Ferrario, la primera mujer que aparece en posición importante en la sumatoria de listados. Trillo es el impulsor de la estatua de Ángel Labruna, de la cual un desprendimiento cayó sobre él cuando estaba siendo colocada, lo que le provocó heridas menores.

Si bien entre todas las listas hay diferencias políticas y administrativas, los deja a todos del lado de una grieta que, según fuentes, es provocada por el presidente de la Nación: "Macri odia a River más que al kirchnerismo".

Ignacio Villarroel, coordinador de la campaña del PRO en Entre Ríos para las elecciones de 2015 y que sería el secretario de consolidarse el triunfo de D'Onofrio, es uno de los que más ha sufrido esa división. Villarroel fue el encargado de llevar el caso "gas pimienta" a CONMEBOL, lo que le hizo ganar un visceral odio de Mauricio Macri.

No solo los dirigentes sufren las diferencias "clásicas" con el mandamás nacional, sino que el club ha sufrido los embates presidenciales. El mes pasado se cayó el pase de Darío Cvitanich y en River aseguran que fue Macri quien levantó el teléfono desde la Rosada, sentenciando que el ex Boca no fuera a River. No solo habría intercedido por la caída del pase del delantero, sino también por la del lateral Víctor Salazar, de Rosario Central, por el cual el club había ofrecido tres millones de dólares, pero terminó como refuerzo de San Lorenzo de Almagro.

Con este panorama, River Plate llevará a cabo las próximas elecciones el domingo 3 de diciembre, como es habitual, en el Estadio Monumental y los más de 60.000 socios empadronados podrán votar entre la 9 y la 18 horas.

El Lapiz Verde móvil info general