Por ocho votos, el presidente de Perú evitó su destitución

Un grupo de fujimoristas díscolos se abstuvo y permitió la supervivencia de Pedro Pablo Kuczynski. Hay versiones que indican que a cambio de esta cooperación, el mandatario indultaría a Alberto Fujimori.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), evitó ser destituido del cargo. El Congreso nacional decidió en la noche del jueves no aprobar la moción de vacancia por “incapacidad moral” que pesaba en su contra a raíz de sus presuntos vínculos con la empresa Odebrecht. La iniciativa requería 87 votos afirmativos para concretar el desplazamiento presidencial, pero obtuvo 79. Una facción del fujimorismo habría cooperado con el mandatario a cambio de un indulto para Alberto Fujimori.

Las perspectivas en la previa no eran favorables para PPK. La oposición en su conjunto, liderada por el bloque mayoritario de Keiko Fujimori, tenía los votos suficientes para aprobar la moción de vacancia. Sin embargo, hubo 21 abstenciones que dejaron a los impulsores de la caída presidencial en 8 votos menos de los requeridos.

Esta fuga de apoyos vino de una doble vía. Por un lado, la decena de legisladores que responden a la referente de la izquierda Veronika Mendoza se negaron a votar. Por el otro, en el bloque de Keiko Fujimori hubo un grupo de 9 diputados, que responden a su hermano menor, Kenji, que se negó a desplazar a Kuczynski. Las versiones indican que estos fujimoristas díscolos estarían negociando con el presidente un indulto para Alberto Fujimori, que se encuentra encarcelado.

En cualquier caso, la dramática sesión del jueves terminó en alivio para PPK. Tras conseguir frenar lo que había definido como un “golpe” de palacio, escribió en las redes sociales: "Peruanos, mañana empieza un nuevo capítulo en nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país. Una sola fuerza, un solo Perú”. El llamado al encuentro con el fujimorismo alentó las versiones sobre el indulto, que estaría próximo a ser anunciado.

Durante la sesión, PPK intentó echar luz sobre la relación de sus empresas privadas con Odebrecht. "Lamento sinceramente no haber advertido antes, pero eso no me convierte en un corrupto ni supone una infracción a la Constitución. Comprendo que debería haber ofrecido un conjunto de documentos. No he sido suficiente prolijo, pero no soy corrupto. Pido a la Nación sentidas disculpas por no explicar mi conducta profesional. Jamás le he mentido al pueblo peruano. Jamás he recibido un soborno. Jamás incurrí en un conflicto de intereses. Pero pido disculpas porque no supe explicar, no presté atención a las formas de la política. Debí advertir a tiempo el grave clima de ingobernabilidad. Sigo aprendiendo", indicó.

Diarios Argentinos