Quintana en la mira: nuevo round en la pelea de Farmacity por llegar a la Provincia

La Corte Suprema tiene en sus manos la decisión de que la cadena desembarque o no en territorio bonaerense. Los farmacéuticos instalarán una "farmacia móvil" para reclamar que no ocurra. Historia de una batalla que tiene al vicefeje de Gabinete como protagonista.

Los farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires están en pie de guerra contra el vicejefe de Gabinete de la Nación, Mario Quintana. El funcionario, extitular de la cadena Farmacity, comenzó en 2012 una batalla por instalarse en territorio bonaerense, donde su esquema de negocios no está permitido. Esa pelea suma hoy un nuevo capítulo.

Esta mañana, desde las 10, la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) instalará una "farmacia móvil" del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires en la Plaza de Tribunales, en rechazo a la movida judicial del expresidente de Farmacity.

"Reclamamos que no se cambie una ley con espíritu sanitario por una ley mercantilista porque le conviene a una empresa", sostuvo el vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de La Plata, Gustavo Minghetti, en diálogo con El País Digital.

Historia de un conflicto de poder

Para Quintana, la Ley 10.606 (vigente desde 1987) era un obstáculo. Su articulado impide a las sociedades anónimas vender medicamentos y, además, limita los lugares donde pueden establecerse las farmacias (una cada 3 mil habitantes y separadas por al menos 300 metros una de la otra).

Por eso, antes de ser funcionario, el vicejefe de Gabinete planteó la inconstitucionalidad de los dos artículos que frenaban su ambicioso proyecto, que había desembarcado con éxito en la Ciudad de Buenos Aires en 1996.

"Farmacity propone un modelo de farmacia en el cual el medicamento es un bien de comercio y no un bien social, se rige con base en leyes del mercado y no bajo criterios sanitarios", advirtió Verónica Ferrua, farmacéutica e integrante del Consejo Directivo de la Facultad de Exactas de la Universidad de La Plata, en diálogo con este medio.

En el mismo sentido se manifestó Minghetti: "Estas cadenas de farmacia shopping venden cosas que, incluso, van en contra de la salud. El nuestro es un modelo sanitario que tiene como eje la salud, y no vender medicamentos".

Además, la Ley provincial establece, en el artículo 14 (uno de los dos que Quintana busca declarar inconstitucional), que las sociedades que instalen farmacias en territorio bonaerense deben estar integradas por al menos un farmacéutico como director técnico. Si se eliminara, entrarían a jugar las S.A. como Farmacity, cuya composición societaria se desconoce.

Según datos de la COFA, en la Ciudad de Buenos Aires cerraron 9 farmacias de barrio por cada local que abrió Farmacity. "Quieren instalarse donde ellos quieran, y esto perjudica a las farmacias de los barrios que económicamente no podemos competir y terminamos cerrando", señaló Ferrua.

A pesar de contar con el patrocinio del estudio Bouzat, Rosenkrantz y Asociados, la iniciativa de Quintana fue rechazada en todas las instancias judiciales de la Provincia. Tras la negativa de la Corte provincial, en 2016 elevó un recurso de queja a la Corte Suprema nacional, que aceptó tratar el expediente. Rosenkrantz, tras dos reclamos de los farmacéuticos, debió excusarse.

También debió hacerlo Horacio Rosatti (el otro juez que el presidente Mauricio Macri intentó nombrar por decreto), ya que cuando fue ministro de Justicia su asesora era Andrea Gualde, hoy directora de asuntos jurídicos de Farmacity.

"Es muy raro que la Corte tome un caso en el que todos los poderes del Estado provincial decidieron en un sentido", reflexionó Minghetti, y lo relacionó con la llegada al poder del ex CEO de la empresa: "El expediente se empezó a mover a una velocidad increíble, y sospechamos que detrás de eso está Quintana. No es casual que justo sea en este momento".

La doble vía

No fue el único camino que el segundo de Marcos Peña tomó para salirse con la suya. También reflotó un reclamo por supuestas maniobras discriminatorias ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, dependiente de la Secretaría de Comercio de Miguel Braun, que años antes había fallado en su contra. Según Quintana, los laboratorios y las asociaciones de farmacéuticos se confabularon para excluir a Farmacity del acuerdo con el PAMI.

Hace dos semanas, la CNDC cambió de opinión: le dio la razón "a primera vista" a la cadena contra la COFA y otras asociaciones. Para la Comisión, "resulta acreditada prima facie la existencia de concertación o acuerdo" entre las partes denunciadas. Quintana se anotó un poroto contra sus principales enemigos.

La última palabra, sin embargo, la tendrán Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, la vieja guardia de los supremos. Los farmacéuticos están alertas, porque advierten que sería un escándalo. "La Corte nacional estaría cambiando una ley provincial para beneficiar a una empresa que quiere instalarse en la Provincia de Buenos Aires", explica Minghetti, y agrega: "Sería un fallo que beneficiaría solamente a una empresa, no a la población

"Esto no es contra Farmacity —aclara Ferrua—, sino contra cualquier tipo de cadena que intente pasar por encima esta ley". Lo mismo sostiene Minghetti: "No estamos en contra de que Farmacity entre a la Provincia, lo que queremos es que, si entra, que cumpla la ley".

El lápiz verde