Reforma laboral: por ahora, la CGT no prevé medidas de fuerza

"En principio no vamos a lanzar ningún plan de lucha", anticipó el triunviro Carlos Acuña. Dijo que dialogarán con legisladores opositores para evaluar si coinciden en el rechazo al proyecto oficial.

Carlos Acuña, integrante de la triunvirato que conduce la CGT, descartó medidas de fuerza contra la reforma laboral impulsada por el gobierno de Mauricio Macri y pidió que los gremios participen de la discusión antes de que el proyecto oficial llegue al Congreso. 

"En principio no vamos a lanzar ningún plan de lucha. Lo primero que vamos hacer es hablar con los legisladores, y (actuaremos) en función de la respuesta que tengamos. Si apoyan la posición de la CGT no va a hacer falta hacer nada, pero en caso de no apoyar será el conjunto del movimiento obrero el que va a decidir la modalidad de la protesta", anticipó Acuña en declaraciones a radio Futurock.  

Consultado sobre la posibilidad de llamar a una protesta similar a la que impulsan las CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli para los días en que arranque el debate legislativo de la reforma, contestó: "Sería una falta de respeto mía hacia el movimiento obrero argentino decidir qué vamos a hacer, lo vamos a decidir en su momento. Si es coincidente con una convocatoria de ellos en la acción, lo haremos, porque todo lo que sea para perjudicar a los trabajadores nosotros vamos a ir a defender los derechos del trabajador".

Al referirse al diálogo entre la CGT y el gabinete de Macri, que se había retomado este año tras un alejamiento tras el paro nacional de abril de este año, el secretario del sindicato de empleados de estacionamiento, garages y lavaderos reconoció que "después del rechazo" público que hizo la central al borrador del proyecto oficial no tuvieron "ninguna novedad" por parte del Ejecutivo.  

"Si el Gobierno quiere discutir sobre esos artículos de la reforma, los vamos a discutir porque es lo que corresponde. Posteriormente, iremos a dar las explicaciones que corresponden a la Cámara de Diputados y Senadores", explicó. 

Acuña cuestionó algunos puntos específicos del proyecto, como el blanqueo laboral: "Por un lado blanqueamos, pero por otro permiten que vos seas, por ejemplo, un albañil teniendo un trabajo por tu cuenta pero podes tener cuatro colaboradores. ¿Qué significa eso? Cuatro trabajadores en negro porque no tienen ninguna relación de dependencia, le genera al trabajador al falta de la seguridad social y se pierden horas extras con el banco de horas".

En esa misma sintonía, cuestionó la intención de Macri de dar de baja unos 600 gremios. "El Presidente está mal asesorado. Una cosa son los Convenios Colectivos de Trabajo y otra cosa la cantidad de sindicatos que hay. En la provincia de Buenos Aires no se puede tener un sólo sindicato, hay delegaciones en cada lugar. Un compañero de Bahía Blanca no puede venir a Buenos Aires plantear algo. Los CCT cubren una zona, región o provincia, pero por cada uno hay tres, cuatro o cinco veces más de delegaciones sindicales", precisó. 

Por último, el líder sindical rechazó las versiones sobre la "presión" hacia sindicalistas con causas penales a cambio de apoyar las reformas, sobre todo con los fondos de las obras sociales. "Corre por cuenta de quien lo dice, yo no lo escuché. En los 90' ya habían intentado privatizar las obras sociales. (Domingo) Cavallo no pudo privatizar el aporte de un trabajador porque es un salario diferido a la obra social. Esto se consiguió con un aumento de sueldo que fue a parar a un sistema de obra social que el Estado, por otro lado, no nos cubre. Ese aporte es de los bolsillos de los trabajadores, no se puede privatizar lo privado", concluyó.

Diarios Argentinos móvil