Responsabilismo, exculpación y opinología

Por: Dante Palma

Los acontecimientos de la última semana resumen bastante bien algunos tópicos de las sociedades en que vivimos. Yo lo sintetizaría en tres conceptos: responsabilismo, exculpación y opinología.

“Siempre tiene que haber un responsable”, es la definición de “responsabilismo”. Se trata, claro está, de una de las caras de una sociedad de la denuncia. Ya no existen los accidentes porque todo es culpa de alguien. Más allá de que aparentemente ahora se dice que los dos muertos en el recital del indio Solari no murieron por la presunta avalancha, podemos salirnos de este caso y pensar cómo se encaran los debates públicos cuando sucede alguna catástrofe natural. Dado que desde hace algunos siglos se ha impuesto la concepción de que el Hombre domina la naturaleza, toda manifestación indómita de la misma, se adjudica directa o indirectamente a alguien. Pareciera que no podemos soportar el azar, lo accidental, lo que no se puede prever. No podemos vivir con esa incertidumbre. Alguien debe ser culpable.  Pero cuando ese alguien no es fácilmente identificable por suerte queda el latiguillo: la culpa es de todos. Entonces, volviendo al caso “indio Solari”, fue el indio por ser k, fue el intendente por ser PRO, fue la productora del indio (por trabajar con un K), fueron algunos muchachos entre una multitud tranquila o fue la horda salvaje. Y si nada de eso nos satisface, podemos decir que fue la expresión de una sociedad decadente. Y ya está: imprimamos una remera que diga “Je suis Olavarría” y durmamos tranquilos.

Asimismo, está claro que en una sociedad responsabilista, el juego político es cómo librarse de la responsabilidad y si nos apartamos de las catástrofes naturales para adentrarnos en las teorías conspirativas, llegamos al segundo concepto que les presenté al principio: la exculpación, esto es, el quitarse las culpas y depositarlas en un tercero. Es más, si bien no hay espacio para desarrollarlo podría decirse que el “Errorismo de Estado” o el pedido de disculpas permanente del gobierno ante cada acción que perjudica a las mayorías es también una de las formas de la exculpación porque cuando se pide disculpas no se asume de lleno la responsabilidad ya que la responsabilidad está asociada a la voluntad y quien habla de errores nos dice que en su voluntad no estaba el dañar. Pero la estrategia de la exculpación más allá del “errorismo” y de la ya clásica “pesada herencia”, tomó una nueva forma el domingo pasado cuando comenzó a instalarse en la agenda el supuesto afán desestabilizador de la oposición kirchnerista. Todo comenzó con una acción en tándem que incluyó una entrevista en tapa del diario Clarín a Héctor Daer y un editorial con escenas de oficialismo explícito de Joaquín Morales Solá. Y lo culminó, naturalmente, América TV en una conversación entre uno de los voceros presidenciales, Luis Majul y el propio Mauricio Macri (de hecho, hay quienes dicen que el intercambio fue tan armónico que por momentos parecía que era Macri quien entrevistaba a Majul).

Pero la operación llegó a una cumbre orgásmica el último viernes gracias a una nota firmada por Marcelo Bonelli cuyo título podemos incluir en el top 10 del “periodismo de guerra”: “Los inversores quieren saber cuándo la justicia pondrá presa a Cristina Kirchner”. Si bien la noticia fue desmentida por el propio Felipe González, mencionado en la nota como aquel que habría hecho la pregunta en representación de “los inversores”, el título es una obra maestra del mensaje subliminal porque en pocas palabras, y presentándolo como información, afirma, desbordando de sesgo ideológico, que Cristina Kirchner es culpable y solo resta averiguar cuándo pagará su responsabilidad; que Macri es un líder con autoridad a tal punto que puede manejar los tiempos de la justicia; y que la economía deprimida no es responsabilidad del actual gobierno sino del fantasma del anterior.

Por cierto, es curioso lo que sucede con el kirchnerismo pues los mismos que enuncian una y otra vez que se trata de una etapa pasada, le adjudican la virtud de manejar parte de la justicia, coparle la movilización a la CGT, organizar decenas de cortes de calle para generar caos, controlar al menos un sector de los servicios de inteligencia más allá de que todo lo que sale de allí siempre perjudica al kirchnerismo, y tener cooptados a los maestros, los cuales, por cierto, en buena medida votaron a Macri en 2015.    

Llegamos así al último concepto: la opinología. Efectivamente, los temas aquí mencionados fueron desarrollados por hordas de opinadores compulsivos incapaces de guardar silencio o al menos tener la honestidad de un “no sé”. El derecho a opinar parece haberse transformado en obligación de hacerlo, y la igualdad en el derecho a opinar es confundida con la igualdad de valía en el contenido de cualquier argumentación. Dicho en criollo: cualquier pelotudo habla y encima cree que su opinión en tanto tal tiene el mismo valor que cualquier otra aun cuando esa opinión se realice desde el más ramplón sentido común y sin ningún fundamento.

Si estas líneas te aburrieron es tu responsabilidad, de modo que exijo que me exculpes pues, además, ya ha aparecido un nuevo tema sobre el cual opinar.


* Dante Palma es profesor de Filosofía y Doctor en Ciencia Política. Sus últimos libros son El gobierno de los cínicos (2016) y Quinto poder (2014). Actualmente conduce No estoy solo en radio del Plata.

Diarios Argentinos móvil