Rosario advierte discriminación política en el reparto de fondos nacionales

La ciudad bastión del socialismo tiene casi un millón de habitantes pero recibió solo $12 millones de los ATN durante la gestión Macri, mientras Santa Fe, donde viven 400 mil y es gobernada por Cambiemos, percibió $152 millones.

Por Nicolás Maggi

Hace poco menos de un mes, los intendentes peronistas de municipios santafesinos alertaban por la estrepitosa baja en los últimos meses de los montos coparticipables que llegan a cada localidad y desde el gobierno provincial advertían que esto se debía al enfriamiento de la economía producido por la política económica implantada por el macrismo, que provoca una merma en la recaudación del Estado a través de los tributos.

Quienes no abrieron la boca en aquella oportunidad fueron los jefes comunales alineados con Cambiemos, y esta semana se conocieron algunos números que explican de alguna manera por qué las autoridades de estas ciudades no sienten el ahogo en sus finanzas que denuncian las gobernadas por otros signos políticos. Las cifras, que se hicieron públicas esta semana y fueron refrendadas por el Ejecutivo rosarino, muestran una clara discrecionalidad en el reparto de los fondos que llegan a las localidades santafesinas por Aportes del Tesoro Nacional (ATN), en beneficio de aquellas alineadas con la gestión de Mauricio Macri, por pertenencia al espacio o por acuerdos políticos.

Uno de los ejemplos más flagrantes está marcado por la comparación entre Rosario y la capital provincial: en lo que va de la gestión de Cambiemos la provincia percibió casi 353 millones de pesos en concepto de ATN, de los cuales la ciudad de Santa Fe, que tiene más de 400 mil habitantes y está gobernada por José Corral -titular de la UCR a nivel nacional y varias veces elogiado por el presidente- recibió el 43 por ciento de los fondos, unos 152 millones de pesos. En tanto a Rosario, en donde viven casi un millón de personas y que lleva 28 años bajo gobiernos socialistas, llegaron solo el 3 por ciento del total, representados por 12 millones. En los mismos 16 meses, las ciudades de Funes y Rufino (ambas del PRO) con poco más de 23 y 19 mil pobladores, respectivamente, recibieron 3 millones cada una. En tanto a Venado Tuerto, que tiene como intendente al justicialista José Luis Freyre, férreo defensor del modelo kirchnerista, no llegó un solo peso desde diciembre de 2015 a la fecha.

Desproporcionado

Para la concejal de Rosario por el Partido Socialista Verónica Irízar la proporción es difícil de explicar y evidencia discrecionalidad en el reparto. "Es una distribución con criterios irracionales que tienen muy poco que ver con el federalismo fiscal. Rosario tiene una representación del 32% de los recursos de coparticipación de la provincia y Santa Fe del 10%. Esta proporción se ha dado vuelta totalmente en este caso. Hay una fuerte inequidad en el reparto de los fondos. El federalismo no existe si no es fiscal", sintetizó consultada por este medio.

La exsecretaria de Hacienda municipal -se desempeñó 9 años en el área, primero como vice y luego como titular- indicó que la conducta significa una contradicción con lo que el macrismo sostuvo durante la campaña. "Durante mucho tiempo escuchamos a Cambiemos decir que se iba a respetar el federalismo. Pero una vez que asumieron, las primeras acciones que tomaron como gobierno fue transferirle los 57.000 efectivos de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires, y ampliarle con esa excusa la coparticipación. Después hicieron una actualización del Fondo del Conurbano a la provincia de Buenos Aires por decreto, sin pasarlo por la Legislatura, por 25.000 millones de pesos, mientras que el de Rosario está congelado desde 1995 y es de solo 21 millones. Si se hubiera actualizado como corresponde hoy sería de 800 millones, que serviría para resolver problemas de hábitat, de transporte y de residuos", ejemplificó la exfuncionaria.

¿Cambiemos?

Para la edil, que intentará renovar su banca este año en el segundo lugar de la lista del Frente Progresista, la decisión “hace pensar que no cambió nada”, ya que -sostuvo- “hay un claro manejo de la caja para ejercer un disciplinamiento político de favorecer a los que están cerca y dejar afuera al resto, sin tener en cuenta que quienes viven en las otras ciudades son tan argentinos como los habitantes de las localidades gobernadas por gente del círculo del PRO”.

La misma comparación con las gestiones de los Kirchner hizo el gobernador Miguel Lifschitz, quien aseguró que si bien existe “mayor diálogo” con la Casa Rosada, “a la hora de distribuir los recursos no hay equidad”, ya que “se sigue tratando con distinta vara a los amigos o a los políticamente afines que al resto”. La intendenta de Rosario Mónica Fein, por su parte, fue tajante al afirmar que "no puede haber ciudades de primera o segunda para recibir recursos nacionales". “Me enoja la discrecionalidad de la distribución de Cambiemos”, reconoció la titular del Palacio de los Leones.

Por ello, Irízar dijo que espera “que se revea esta situación, que le hace mucho daño a cualquier criterio de cambio en la Argentina y a un desarrollo equilibrado del país”. En esa línea, adelantó que harán un planteo ante el Ministerio del Interior, “porque no puede ser que tengamos que ser amigos de Cambiemos para que nos lleguen los recursos que nos corresponden legítimamente", disparó.

Además, la contadora recordó que “Santa Fe fue beneficiada a fines de 2015 por un fallo de la Corte Suprema que le dio la razón por un reclamo en cuanto al modo en que llegan los fondos de coparticipación, entendiendo que se estaba detrayendo de forma ilegítima un 15% que iba a la Ansés”. Este descuento se dejó de hacer, pero la deuda histórica más intereses -ya que la decisión contempló la retroactividad- representa para las autoridades provinciales unos 40.000 millones, de los cuales a la ciudad de Rosario le corresponden 1.700 millones. Irízar recordó que “hace más de un año que venimos reclamando al gobierno nacional un convenio de pago para que se salde”. El mismo Lifschitz dio un ultimátum esta semana en ese sentido. Pero hasta el momento, nada hay más que promesas.
 
 Defensa 


 La respuesta de parte del PRO no se hizo esperar. El diputado provincial Federico Angelini, sindicado por algunos jefes comunales como quien decide habilitar o no el acceso a los fondos, negó esa acusación pero admitió que "se acercaron algunos intendentes a pedir obras". "Tengo mucha cercanía con el gobierno nacional, pero no soy el que dice sí o no a los pedidos", argumentó el dirigente, quien atribuyó esa llegada de recursos a la crisis hídrica. Para quien fuera el jefe de la campaña presidencial de Mauricio Macri en la provincia, la divulgación de los datos es parte de una operación que se inscribe en la carrera electoral de este año. “Entendemos que estamos entrando en campaña y esto va a ser así hasta octubre”, sostuvo en contacto con El País Digital.

 "Los ATN se dan por dificultades financieras o en situaciones de emergencia. Hubo localidades como Rafaela, Santa Fe o Reconquista que necesitaron fondos después de las inundaciones, entre las que no se encuentra Rosario", agregó. El legislador fue secundado por el intendente Corral: “Da orgullo que esto ocurra porque Santa Fe ciudad fue discriminada durante muchos años. Estos fondos se utilizaron para construir viviendas tras la emergencia hídrica”. Sobre este punto, el operador macrista acusó al Frente Progresista de “olvidar mencionar algunos otros datos, como que Rosario cuenta con 400 millones de pesos en obras de hábitat”. “Es obvio que entramos en campaña y este reclamo se hace en ese marco”, señaló.

En tanto, Angelini detalló que en el mes de marzo llegaron aportes del Tesoro Nacional "a más de 100 localidades de la provincia, muchas ellas que figuraban en un listado que envió el mismo gobernador Lifschitz al Ministerio del Interior". "Además hubo un desembolso de 40 millones para que la provincia los destinara a quienes consideraban necesario", completó.

 “Antes, durante el kirchnerismo, los ATN llegaban a cada municipio de manera discrecional”, explicó el diputado. Ahora, según sostuvo, “se envían los fondos a la provincia, junto a una sugerencia de Nación para especificar a quiénes otorgarlos en base a las notas que presentan los mandatarios con sus pedidos", aclaró. El punto fue ratificado por el ministro de Hacienda santafesino, Gonzalo Saglione, que afirmó en ese sentido que por ley no están obligados a seguir al pie de la letra el listado, pero “igual deciden respetarlo”. No obstante, para el funcionario provincial “el problema es más amplio y tiene que ver con el federalismo fiscal menguado que hoy tenemos en el país”.

Resistir el archivo

Sin embargo, no solo se indignaron los funcionarios del Frente Progresista. Desde el propio espacio de Cambiemos se escucharon algunas críticas. El dirigente radical Eugenio Malaponte, ex candidato a vicegobernador de Mario Barletta, disparó: "Así no es Cambiemos, así es sigamos. No se pueden tolerar las mismas prácticas que la gente rechazó con su voto". También llegó el repudio desde un sector del PJ, que corroboró la denuncia del socialismo: "Recorriendo Santa Fe constato la discriminación alevosa por parte del gobierno nacional de Cambiemos que sufren municipios y comunas que no son de esta fuerza política", indicó el diputado provincial del FPV Héctor Cavallero. En el mismo sentido se expresaron desde el Foro de Intendentes Justicialistas: "Nuestra localidad fue muy afectada por los problemas climáticos y sólo recibió 300 mil pesos en ATN", denunció Carlos Kauffmann, presidente comunal de Santa Rosa de Calchines.

 Como vemos, la conducta discrecional del gobierno de Mauricio Macri, tan repudiada durante la anterior gestión presidencial, parece replicarse no sólo en torno a beneficiar a las provincias "amigas", sino también hacia dentro de esas jurisdicciones, en municipios y comunas con cercanía política al oficialismo. Las localidades santafesinas gobernadas por el PRO y sus aliados fueron favorecidas en la distribución de los ATN, recibiendo recursos en una proporción que excede las necesidades que corresponderían por su cantidad de habitantes.

Sería bueno que aquellos dirigentes que otrora protestaban por estas prácticas, como José Corral, tengan una respuesta más acorde al republicanismo declamado durante tanto tiempo, en lugar de afirmar -en una suerte de "ahora nos toca a nosotros"- que su ciudad había sido discriminada por opositora y ahora disfruta de las mieles de jugosos fondos por ser parte del gobierno nacional. Para que de una vez por todas, quienes ocupan cargos políticos dejen de elaborar una cadena de declaraciones oportunistas según el contexto, y tal vez algún día puedan reconciliarse con sus propios archivos.

Diarios Argentinos