Se enturbia la transición: Trump acusó a Obama de ponerle “obstáculos”

El presidente electo criticó con dureza la abstención de los Estados Unidos en la resolución condenatoria de Israel. Opinó, además, que el demócrata hizo “declaraciones infamatorias” en su contra.

La transición presidencial en los Estados Unidos interrumpió su cauce tranquilo e institucional este miércoles, cuando Donald Trump acusó a Barack Obama de hacer “declaraciones incendiarias” y de ponerle “obstáculos” en su camino hacia la Casa Blanca. La política con Rusia e Israel está detrás del cortocircuito en el proceso de traspaso de poder.

A través de Twitter, Trump dio por finalizado el clima diplomático que había imperado hasta el momento. “Estoy haciendo lo mejor que puedo para no prestarle atención a las muchas declaraciones inflamatorias y obstáculos del Presidente O. Pensaba que sería una transición suave - ¡No!”.



La crítica del republicano llegó luego de que Obama afirmara esta semana en una entrevista que él hubiera vencido a Trump en las elecciones de noviembre de haber podido competir por un tercer período de gobierno: “Estoy seguro de ello porque si hubiese sido candidato, creo que podría haber movilizado una mayoría de norteamericanos”, precisó el actual presidente.

Trump apuntó en más de una oportunidad que su triunfo se debió a las complicaciones económicas, a la pérdida de empleos y a la ineficaz política contra el terrorismo. Es decir, a las fallas de la administración Obama. “El Presidente Obama dijo que él cree que me hubiese ganado. Él debe decir eso pero yo digo NO HAY MANERA – pérdida de empleos, ISIS, ObamaCare, etc.”.


En las últimas semanas, hubo también otros episodios que agriaron la transición presidencial. La CIA reveló hace poco que Rusia había interferido en la campaña electoral en favor de Trump. El republicano respondió desestimando el informe del servicio secreto y señalando que los demócratas buscaban excusas a su derrota en factores externos.

El viernes pasado, Estados Unidos se abstuvo en el Consejo de Seguridad de la ONU ante una resolución que condenaba los asentamientos de Israel en territorio palestino. La abstención se dio a pesar de que Trump llamó a Obama presionándolo para que vetara la iniciativa. Hizo caso omiso al pedido y se inclinó por lesionar los intereses de Israel, histórico aliado norteamericano y cuyo Gobierno tiene afinidad con el presidente electo. “No podemos dejar que Israel continúe siendo tratada con tanto desdén y falta de respeto”, enfatizó el magnate inmobiliario.

El equipo de Trump sostiene que Obama está tomando decisiones inconsultas, como si su mandato no estuviera por terminar en poco más de veinte días. En la Casa Blanca repiten que hay un solo presidente, y que el demócrata cumplirá su función hasta el último día. Como sea, el cordial encuentro entre Obama y Trump a 48 horas de la victoria del republicano parece haber quedado muy lejos. La transición presidencial se tensó en los últimas días, y todo indica que así continuará hasta el 20 de enero, fecha de traspaso formal del poder.

Diarios Argentinos