Mercado laboral: sólo 4 de cada 10 trabajadores posee empleo de calidad

La cifra surge del Observatorio de la Deuda Social de la UCA. El tercer trimestre de 2016 muestra un 18% de la población económicamente activa en situación laboral precaria e inestable y un 10% desocupada.

Sólo cuatro de cada diez argentinos que forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA) posee un empleo asalariado pleno de derechos laborales. La alarmante cifra surge del informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina, correspondiente al tercer trimestre de 2016.

Situación del empleo a 2016

En el mismo relevamiento surge también que el 30% de los asalariados con empleo regular no tienen vinculación con el sistema de seguridad social, o sea, está por fuera de la red de contención social. Un 18% se encuentra subocupado en situación de inestabilidad y baja remuneración y el 10% se encuentra directamente desocupado.

Desde el año 2010 a la fecha se da cuenta de un proceso de destrucción de calidad del empleo. el porcentaje de la PEA subempleado e inestable se duplicó en seis años, pasando del 9,7% en 2010 al 18% en el tercer trimestre de 2016. Según el informe el proceso se origina en las políticas contracíclicas de incentivo al consumo, lo que genera empleos vinculados al mercado interno y el consumo de bajos ingresos, por lo tanto más precarios y peor remunerados.

En cuanto a los salarios, estos dependen de la calidad del empleo. Aquellos con trabajo pleno de derechos perciben una media de $15.099, un 60% más que los que poseen uno precario ($9.400) y cuatro veces más que los subempleados inestables ($3.724). El promedio de ingresos mensuales disminuyó un 8% en los seis años de comparativa y la caída de los salarios de los subempleados arrastró la media de la masa salarial total a $10.897.

Otra tendencia significativa se ve en la caída de los ingresos de los trabajadores de las micro-empresas informales: perciben 45,8% menos remuneración promedio que los asalariados de pleno empleo a la vez que el sector aumentó en los últimos años su incidencia en la masa total de ocupados a un 52,7%. Dicho sector en términos del mercado laboral el más precarizado, ocupa a ocho de cada diez empleados en condición de informalidad.

Según el ODSA la crisis del mercado laboral se profundizó a partir del cuarto trimestre de 2015 con el cambio de política económica. El proceso inflacionario y el desincentivo al consumo produjeron una caída de 1,6 puntos en el empleo pleno, que se correlaciona con un aumento en el subempleo inestable y en el riesgo de desempleo. Computa como situación de riesgo todo aquel que haya estado desempleado al menos una vez en el año, esta situación pasó del 25% al 27,7% en 2016.

Tambien cuentan para el relevamiento las percepciones subjetivas: 9 de cada 10 ocupados estima que le sería muy difícil conseguir un empleo similar al que poseen en caso de quedar desocupados.

Caídos de la seguridad social

Más de la mitad de los ocupados esta fuera del sistema de seguridad social: a un tercio del total los empleadores no les realizan los aportes correspondientes y la misma proporción no cuenta con obra social, prepaga o similar. Por otro lado el 71% de los trabajadores por cuenta propia tampoco realizan sus aportes.

Los estratos socioeconómicos más bajos son los más afectados por la baja en la cobertura. Entre el cuarto trimestre 2015 y el tercero de 2016 se registró una caída de -0,7% en el acceso a la seguridad social, lo que puede evidenciar un doble proceso: aumento en el empleo no registrado y descenso de trabajadores independientes y pequeños empleadores.

Diarios Argentinos