Standard & Poor's declara a Venezuela en default

La agencia calificadora de riesgo crediticio rebajó la nota de su deuda soberana luego de que el país incumpliera el pago de intereses de dos bonos. La petrolera estatal PDVSA, en "default restrictivo".

La deuda soberana de Venezuela en moneda extranjera entró en default, según la calificadora crediticia estadounidense Standard & Poor's (S&P). La rebaja en la nota llega luego de que el país bolivariano incumpliera el pago de intereses de dos bonos y pese a que Nicolás Maduro anunció ayer que la nación había iniciado “con rotundo éxito” la negociación con sus acreedores por la refinanciación de la deuda.

S&P indicó hoy que las autoridades chavistas no abonaron 200 millones de dólares correspondientes a los intereses de bonos con vencimiento en 2019 y 2024. Como hoy se cumplieron los 30 días del período de gracia sin que se cancelara la deuda, la agencia de riesgo rebajó la deuda soberana en moneda extranjera de Venezuela al grado SD/ (selective defalut/default).

El endeudamiento en moneda nacional se mantiene en CCC/C, pero S&P advierte que Venezuela “puede entrar en suspensión de pagos otra vez en los próximos tres meses”, según consignó en un comunicado.

La decisión de la agencia calificadora de riesgo se da justo cuando el presidente Nicolás Maduro se encontraba en diálogo con los acreedores externos para refinanciar la deuda externa soberana. El panorama financiero de Venezuela se recorta sombrío: el país tiene una deuda total de alrededor de 150.000 millones de dólares, con compromisos de pagos anuales cercanos a los 10.000 millones y con reservas internacionales en su Banco Central que también orillan los 10.000 millones.

PDVSA, en default selectivo

El Gobierno recibió hoy otra ingrata noticia desde el mundo de las finanzas. La calificadora Fitch degradó a “default restrictivo” (RD) la nota del PDVSA, la petrolera estatal venezolana, luego del retraso en el pago de vencimientos de deuda.

Esta calificación “refleja el incumplimiento en el pago de bonos al 2 de noviembre y 27 de octubre debido a demoras de procedimiento que hicieron que los tenedores recibieran los pagos del principal hasta una semana después de la fecha debida”, dijo Fitch en un comunicado circulado anoche.

El lápiz verde