Tensión en Once tras el desalojo de los manteros

Luego de los incidentes con la policía, los trabajadores decidieron levantar el corte de la avenida Pueyrredón, a la espera de reunión que mantendrán con funcionarios del Gobierno porteño para abrir una instancia de diálogo.

Tras los incidentes con la policía, los manteros decidieron en asamblea liberar la mitad de la calzada de la avenida Pueyrredón, a la espera de reunión que mantendrán con funcionarios porteños para abrir una instancia de diálogo luego de la orden judicial de desalojo.

En ese marco, el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel y autoridades de la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires recibirán esta tarde a representantes de los trabajadores a fin de buscar una solución al conflicto.

Todo comenzó cuando más de 2 mil puestos de venta informal de mercadería fueron desalojados esta madrugada en la zona de Once, en cercanías de la estación de trenes. En respuesta, los manteros cortaron desde esta mañana la avenida Pueyrredón, donde se produjo un enfrentamiento con la policía. 

"Lo que se hizo fue un operativo durante la noche para evitar que los manteros se instalen durante la mañana y el personal de la Ciudad desarmó las estructuras que estaban montadas sobre la recova en Pueyrredón", informó a Télam el fiscal general adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, Luis Cevasco.

El titular de la Asociación de Vendedores Libres, Omar Guaraz, en diálogo con Télam señaló: "Muchos compañeros sabían que se iba a realizar este operativo y entonces no armaron y retiraron las cosas, pero otros no y se llevaron todo. El barrio está militarizado, nos dijeron que también se hicieron algunos allanamientos en los domicilios particulares de los vendedores y creemos que hay detenidos". 

En esa línea, Guaraz defendió la actividad y apuntó contra el Gobierno porteño por la falta de respuestas: "En los últimos cuatro años fueron desalojados 5.000 manteros en Avellaneda, Caballito y otros puntos de la Ciudad. Ninguno de esos compañeros fue relocalizado como le prometió la Ciudad. Las personas que venden en la calle son trabajadores y lo hacen porque no tienen otro medio de vida".

La subsecretaria de Espacio Público porteña, Clara Muzzio, sostuvo: "No vamos a dialogar con las organizaciones ni con las personas violentas, sólo con los vendedores de buena fe que usan esta actividad como un sustento de vida".

"Tenemos la orden de liberar el espacio público y ahora analizamos la situación frente a este corte. Estamos ofreciendo un censo donde los vendedores de buena fe pueden registrarse, dando su domicilio privado y DNI para crear un monotributo social y así poder trabajar de forma legal”, señaló la funcionaria porteña.



El lápiz verde