Toma del Ministerio de Ciencia por los recortes en el Conicet

Científicos y estudiantes se encuentran desde ayer a la tarde en el edificio de Palermo para reclamar una mayor partida presupuestaria que asegure la continuidad de los becarios del organismo.

En una nueva protesta, científicos, estudiantes y docentes cumplen hoy el segundo día de toma del Ministerio de Ciencia y Tecnología, ubicado en el barrio porteño de Palermo, para rechazar el recorte por parte del Gobierno para el sector y reclamar una partida presupuestaria extraordinaria para la continuidad de unos 500 becarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

La becaria doctoral del Conicet y representante de la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), Lucila D'Urso, aseguró a Télam que "este recorte presupuestario implica la obstrucción y el corte de líneas de investigación muy importantes que se venían llevando a cabo”. En esa línea, explicó que "hay riesgo de fuga de cerebros porque si el Conicet no nos da una inserción laboral no hay otros ámbitos de trabajo".

Desde las 16.30 de ayer, los actores vinculados a la ciencia decidieron la toma del Polo Científico ubicado en la calle Godoy 2320, que se extendió durante toda la noche. En una nueva asamblea esta mañana decidirá cómo continúa la medida de fuerza que reclama por una inminente “fuga de cerebros” por los recortes establecidos por el gobierno de Mauricio Macri para el sector en 2017.

"Ayer a la tarde (el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino) Barañao sólo nos dio excusas ante nuestra principal demanda: que no queden afuera 500 compañeros", dijo esta mañana a DyN Alejandro, psicólogo y miembro del gremio de becarios de investigación Jóvenes Científicos Precarizados (JCP).

Los becarios, al no recibir una respuesta al petitorio entregado a Barañao, decidieron en asamblea quedarse en el hall central del edificio ministerial, donde luego se sumaron integrantes de ATE-Conicet, AGD-UBA, FUBA y Conadu-Histórica, entre otras entidades. La protesta se replicó además en distintos puntos del país como Córdoba, Rosario y Salta.

La semana pasada, Barañao intentó justificar la reducción en el ingreso a la carrera de investigación al afirmar que el número de nuevas incorporaciones "estaba fuera de lo normal, por ser muy alto", y que  "no hay ningún país que, con un 30 por ciento de pobres, esté aumentando el número de investigadores".

Diarios Argentinos móvil