Trump acusó a Obama de grabar sus conversaciones durante la campaña

"Qué bajo cayó el presidente Obama al pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate", acusó Trump a su antecesor en la red social Twitter.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, realizó hoy otro de sus duros ataques, el destinatario en esta ocasión fue su antecesor, Barack Obama, a quien acusó de haber intervenido su teléfono en las últimas elecciones.



El virulento descargo del magnate republicano se dio en medio de un nuevo escándalo en su gobierno por las reuniones que altos funcionarios de su gabinete mantuvieron con altos funcionarios rusos durante la campaña.

En una serie de tuits publicados este sábado, Trump calificó al ex mandatario de "malo" o "enfermo" por haber grabado sus conversaciones telefónicas y sugirió que podría llevarlo a los tribunales.



"Qué bajo cayó el presidente Obama al pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate", escribió Trump. 

"Apostaría a que un buen abogado podría hacer un gran caso del hecho de que el Presidente Obama pinchara mis teléfonos en octubre, justo antes de las elecciones" continuó el mandatario.

Trump también se refirió al escándalo desatado esta semana en su gobierno luego de que el diario Washington Post revelara que su fiscal general, Jeff Sessions, mantuvo reuniones con el embajador ruso, Serguei Kislyak, durante la campaña electoral del año pasado.

"El mismo embajador de Rusia que se reunió con Jeff Sessions visitó la Casa Blanca de Obama 22 veces", aseguró Trump.



La reunión con Kislyak desató un caos en Estados Unidos y obligó al fiscal general a recusarse de participar en la investigación que Estados Unidos está llevando adelante contra los rusos, por presuntamente haber pirateado los servidores del Partido Demócrata para perjudicar a la rival de Trump en las elecciones, Hillary Clinton.

Pero más allá de las cuestionadas reuniones, el mayor problema radica en que durante las audiencias de confirmación en el Senado, Sessions cometió perjurio cuando negó haber mantenido reuniones con funcionarios rusos.

El lápiz verde